Voto
Un ciudadano ejerce su derecho al voto. ARCHIVO

La mayoría de los ayuntamientos de España celebrarán sus plenos de constitución este sábado. Sin embargo, en tres de ellos habrá sillas vacías, que deberían ocupar concejales electos, pero que no estarán allí para recoger sus actas de concejal.

Se trata de los 4 concejales que ha conseguido Ciudadanos en Blanco en tres localidades catalanas y que llevarán a cabo el principal objetivo de su formación política: representar al voto en blanco, a los ciudadanos que no están de acuerdo con los partidos profesionales y el actual sistema político y electoral. Durante los 4 años que dure la legislatura, sus sillas permanecerán vacías. Quieren que el voto en blanco sea computable.

Ciudadanos en blanco ha conseguido hacerse un hueco en la historia electoral española, al conseguir no sólo representantes en tres ayuntamientos, sino al convertirse en la en la sexta fuerza política más votada en Madrid, la séptima en Sevilla y la octava en Barcelona.

"Nos hemos dirigido al electorado con un mensaje en el que hemos explicado nuestras críticas al sistema político actual, basado en una ley electoral que no permite que todas las propuestas políticas participen en igualdad de condiciones", explica Julián de Fabián, el concejal electo en Santa María de Palautordera por Ciudadanos en Blanco. "Es un sistema totalitario, no democrático", asegura.

Los concejales de esta formación, que también han conseguido representación en Gironella y Foixà (2 concejales), no asistirán a los plenos, pero tampoco costarán "ni un euro" a los ciudadanos. "Renunciamos mediante comunicado a la Junta Electoral Central a las subvenciones de partido y mediante comunicado al presidente de la Corporación renunciamos a dietas y sueldo público", asegura Fabián.

El voto en blanco es el más crítico y activo contra el sistema Una de las críticas de Ciudadanos en Blanco es que la ley electoral reserva para los grandes partidos la posibilidad de transmitir su mensaje, dejando sin medios a otras formaciones más pequeñas. Sin embargo, ellos han conseguido hacerse oír entre el electorado con un sistema basado en la colaboración: "Hemos hecho fotocopias con nuestro mensaje, en las que también animábamos a hacer más fotocopias a quien estuviera de acuerdo, para que a su vez las distribuyera. Ha funcionado muy bien. La colaboración de los voluntarios y simpatizantes ha sido fundamental".

Julián de Fabián asegura que su propuesta, "en cuanto llega al electorado tiene un nivel de impacto muy importante, el problema es difundir el mensaje".

Uno de los objetivos de esta formación es que el voto en blanco tenga una representación física en las cámaras y los plenos. "El voto en blanco, el más crítico y activo contra el sistema -hablamos de un elector que se toma la molestia de ir al colegio electoral a votar en blanco- se encuentra con que la ley electoral no permite que quede representado en cámaras ni en ayuntamientos, cuando es el mejor indicador de que el sistema democrático debe cambiar", hace ver el concejal".

"Si tuviera una representación física en las cámaras y ayuntamientos dejaría de ser una mera estadística y representaría a la ciudadanía crítica, mediante sillas vacías", añade Fabián.

¿Tiene su éxito algo que ver con el Movimiento 15-M? El concejal asegura que les ha ayudado "el sentimiento que hay detrás del 15 M, que es la gran insatisfacción de la población, que no es tan tonta como los políticos profesionales creen. Hay una disconformidad creciente en la sociedad española, que la gente se manifieste es una consecuencia lógica".

Estamos ante un hecho histórico sin precedentes en la democracia y que la ley no contempla Respecto a su electorado, desde Ciudadanos en Blanco aseguran que es un grupo muy heterogéneo: "No observamos en nuestro electorado ningún perfil en particular, hay muchos votantes que vienen de otros partidos".

Su ausencia en los plenos de los ayuntamientos no tendrá impacto en el funcionamiento de los mismos, en opinión de Fabián. "Los demás regidores serán los que adopten las decisiones que consideren convenientes. Nuestra actitud seguirá siendo la crítica fuera del pleno del ayuntamiento", explica.

Pero, ¿pueden perder sus actas por no asistir a ningún pleno? Julián de Fabián asegura que existe un vacío legal, aunque potencialmente existe esa posibilidad. "Estamos hablando de un hecho histórico sin precedentes en la democracia y que la ley no contempla. En un caso extremo, previa reclamación por parte de otras fuerzas políticas, se podría intentar la reasignación de sillas, pero tenemos previstas las medidas jurídicas pertinentes".

Sin embargo, los que serán sus compañeros en los ayuntamientos, los concejales electos de otras formaciones políticas, no se han pronunciado aún sobre su intención, aunque "a nivel personal, algunos miembros de otros partidos nos han asegurado que simpatizan con nuestra propuesta y que estarían de acuerdo en que el voto en blanco esté representado".

En Ciudadanos en Blanco también critican el perfil de lo que denominan el político profesional, que es "el que vive de la política". "Hay políticos en el Gobierno que llevan treinta y cuarenta años cobrando de la política, llevándose un sueldo que se paga con los impuestos", hace ver Fabián.

"Gracias a la política, en su práctica más noble, podemos disfrutar hoy de muchos derechos y conquistas sociales, pero se ha profesionalizado y la política se ha convertido en una casta y que ha abandonado la base civil de la que nació", concluye el concejal.