traductores distorsionados
Jaime García Soriano, en el centro, sigue al frente de Sexy Sadie a pesar de los cambios de formación. Foto
Deluxe y Sidonie se pasan al castellano, pero ellos no. Sexy Sadie rompe un silencio de tres años con un disco que deja claras sus intenciones. En Translate (Subterfuge, 2006) se habla en inglés y se invita al público a traducir, no sólo de un idioma a otro, sino también de dentro a fuera.

El silencio ha sido premonitorio. La vuelta de Sexy Sadie no es un regreso a lo mismo. A Jaime García Soriano lo hemos visto hace poco en Vigo, a solas con su guitarra y su público en La Casa de Arriba o haciendo un cameo con La Comisaría en el homenaje de La Fábrica de Chocolate a John Lennon. Ahora es distinto. La banda defenderá un cambio de rumbo en su carrera. Y van 14 años.

Con Translate, Jaime, Toni Toledo (batería) y Jaume Gross (bajo) se han producido a sí mismos y han incorporado a Sergio Molina (ex Jet Lag) en los teclados y a Michael Young (Satellites) en la guitarra. Voces y baterías distorsionadas, guitarras de baja fidelidad, muchos más pianos y una rabia inédita en los mallorquines son las características de su undécimo disco, el sexto de estudio.

* La Iguana Club. C/ Churruca, 14. Sábado, 00.30 h. Entrada: 15 euros.

Un tema de los beatles

No acaban de llegar. Sexy Sadie lleva en la carretera desde 1992. Entonces sólo era un divertimento que había tomado el nombre de una canción de los Beatles. Ahora es un proyecto ya maduro en el que, a pesar de los cambios, sigue en pie el liderazgo de Jaime García Soriano. ¿Qué vendrá después de Translate? Veremos.