Nicolas Cage
Nicolas Cage, en una imagen de archivo. ARCHIVO

Weston Cage, hijo de Nicolas Cage, está ingresado en el hospital tras protagonizar una escena en un restaurante de Los Angeles. El joven arremetió contra su entrenador y la Policía tuvo que arrestarle y trasladarle a un centro médico.

El hijo de Nicolas Cage con Christina Fulton, Weston, está siendo evaluado de sus facultades mentales en un hospital de Los Angeles. En función del resultado, se baraja un ingreso psiquiátrico involuntario o 5150, que previene al afectado de hacer daño a otros o a sí mismo.

No se sabe si Weston había consumido drogas o exceso de alcohol Todo comenzó cuando Weston Cage, de 20 años, se encontraba comiendo en el restaurante The Farmer's Kitchen de Los Angeles. Su entrenador se encontraba con él y le advirtió que no podía comer un cierto plato de la carta. Y el joven explotó.

Según recoge TMZ, Weston empezó a empujar violentamente a su entrenador y trató de asestarle patadas típicas del karate, mientras el otro intentaba calmarlo. Como la situación iba a peor, la Policía se presentó en el lugar y amenazó a Weston con aplicarle descargas eléctricas si no paraba. Fue entonces cuando el joven paró y fue inmediatamente esposado.

Los agentes decidieron atar a Weston a una camilla y trasladarlo urgentemente al hospital para que evaluaran su salud mental. Por el momento hay que esperar para conocer los resultados, aunque ya se sabe que Nicolas Cage ha cancelado su agenda y se encuentra en el centro médico para apoyar a su hijo.

No se sabe si Weston había consumido drogas o exceso de alcohol, aunque trabajadores del restaurante han afirmado que parecía estar bajo los efectos de alguna sustancia.

Además, otras fuentes de TMZ afirman que la misma mañana de los hechos el joven había peleado con su esposa, Nikki, y se había marchado de casa enfadado tras la discusión.

Familia entre rejas

El propio Nicolas Cage fue arrestado recientemente y puesto en libertad bajo fianza por supuestos delitos de abuso doméstico y alteración del orden público, cuando discutía con su mujer por las calles de Nueva Orleans en supuesto estado de embriaguez.