La Audiencia de Girona ha tenido que disolver, por primera vez en su historia, el tribunal popular que juzgaba al padre acusado de asesinar en Platja d'Aro (Girona) a su hijo de 27 días porqué no se han puesto de acuerdo, por lo que el juicio tendrá que repetirse otra vez con un nuevo jurado popular.

Según ha explicado el juez del caso, los miembros de los jurados populares tienen tres intentos para ofrecer un veredicto y si no se llega a un acuerdo, la ley prevé que tiene que disolverse, y en este caso no han sabido dar respuesta a si se trataba de un asesinato con alevosía, un homicidio imprudente o bien un accidente.

Para llegar a un veredicto firme se necesitan siete votos a favor de una de las opciones y el jurado —formado por nueve miembros— se ha encallado y no ha llegado a ninguna conclusión firme: en la última votación seis han dicho que era asesinato y tres han dicho que no, ya que están a favor del homicidio imprudente; lo único que sí ha quedado claro es que no creen que haya sido un accidente.

Lo sucedido crea precedente en la Audiencia de Girona ya que es la primera vez que ocurre y es que después de dos días de deliberación el jurado no ha conseguido emitir un veredicto y el juez se ha visto obligado a disolverlo.

El abogado de la defensa, David Velasco, ha expuesto que lo sucedido provoca "incerteza y angustia" al procesado que continuará en prisión preventiva y que tendrá que "revivir" todo el proceso otra vez; el acusado, Alejandro S.P., es un joven de 24 años y está acusado de matar a su hijo tirándolo al suelo en diciembre de 2009.

El juez ya tuvo que devolver ayer el objeto de veredicto a los miembros del jurado porqué no lo entendieron y lo entregaron sin probar ninguno de los hechos, lo que según el magistrado era un "grave error" y les obligó a repetirlo este miércoles.

El fiscal del caso, Enrique Barata, pidió en las conclusiones finales 16 años de prisión para el acusado ya que según su versión el pequeño empezó a llorar de forma continuada y el acusado, irritado y enfadado por ello, "con la finalidad principal de hacerlo callar, lo agarró violentamente de la cara con su mano y le golpeó con fuerza desmedida la cabeza contra una superficie lisa, llana y dura del apartamento".

La sección cuarta de la Audiencia intentará prepararlo todo para repetir el juicio a finales de septiembre o principios de octubre de este mismo año, antes que se cumplan los dos años de prisión preventiva del acusado.

Un jurado que no empezó

Aunque ésta es la primera vez que se disuelve un jurado, la Audiencia de Girona registró en 2007 otro caso insólito.

Tenía que juzgarse a un hombre de Platja d'Aro y que se enfrentaba a una pena de quince años de cárcel por matar a otro y enterrarlo en una zona boscosa de Fitor (Girona), pero el juicio con jurado popular tuvo que suspenderse porqué parte de los citados para serlo no se presentaron.

En este caso el presidente del tribunal multó a todos lo que no se habían presentado y el juicio se celebró meses después; finalmente el acusado fue condenado a dos años de cárcel por un delito de encubrimiento.

Consulta aquí más noticias de Girona.