La Audiencia de Girona ha tenido que disolver, por primera vez en su historia, el tribunal popular que juzgaba al padre acusado de asesinar en Platja d'Aro (Girona) a su hijo de 27 días porqué no se han puesto de acuerdo, por lo que el juicio tendrá que repetirse otra vez con un nuevo jurado popular.

Según ha explicado el juez del caso, los miembros de los jurados populares tienen tres intentos para ofrecer un veredicto y si no se llega a un acuerdo, la ley prevé que tiene que disolverse, y en este caso no han sabido dar respuesta a si se trataba de un asesinato con alevosía, un homicidio imprudente o bien un accidente.

Para llegar a un veredicto firme se necesitan siete votos a favor de una de las opciones y el jurado —formado por nueve miembros— se ha encallado y no ha llegado a ninguna conclusión firme: en la última votación seis han dicho que era asesinato y tres que han dicho que no, ya que están a favor del homicidio imprudente; lo único que sí ha quedado claro es que no cree que haya sido un accidente.

Consulta aquí más noticias de Girona.