La Unió de Llauradors considera que la compensación de 210 millones de euros procedentes de las arcas comunitarias para paliar la crisis del pepino es "insuficiente" porque el daño causado en el campo valenciano es "muy elevado", según ha informado este miércoles la entidad agraria en un comunicado.

"La cifra de 210 millones de euros para los productores de pepinos, tomates, lechugas, calabacines y pimientos que propone la Comisión Europea para todos los países europeos afectados por los efectos de la bacteria E-coli no paliarán la totalidad de los daños, presentes y futuros, causados a las producciones de la Comunitat Valenciana y es insuficiente porque los efectos de la crisis son mucho más elevados al extenderse ya al resto de producciones de hortalizas y de frutas", ha indicado.

Sobre la línea de préstamos del ICO anunciada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, La Unió cree que supondrá "un mayor nivel de endeudamiento para unos agricultores ya muy descapitalizados y por tanto es una medida que les asfixia económicamente de una negligencia de la que no son responsables".

La propuesta de endeudamiento es "totalmente inaceptable" para la organización agraria porque, según ha dicho, es "pan para hoy y hambre para mañana".

La Unió ha indicado que "el daño que se le ha hecho a nuestro sector y a nuestros productores es tan grande que la cifra se queda muy corta ya que no contempla ni el valor de la mercancía hortofrutícola echada a perder".

En este sentido Ramón Mampel, secretario general de La Unió, ha afirmado que "cualquier cantidad de ayudas ha de ir además acompañada de una fuerte campaña de promoción y sensibilización de la Unión Europea hacia los consumidores para que se recupere la confianza y vuelvan con total normalidad nuestras producciones a los mercados".

Campaña de imagen

"Es urgente por lo tanto primero dar ayudas a todos los agricultores afectados que han tenido pérdidas e inmediatamente y sin dilación una campaña de imagen dotada con un presupuesto suficiente", ha señalado.

Sobre el reparto de las ayudas que se puedan otorgar, La Unió ha reclamado que se arbitren los "mecanismos necesarios" para que lleguen las mismas a los agricultores "y no se queden por el camino, así como que se controle eficientemente el reparto de las mismas para evitar posibles fraudes y a los cazaprimas", ha manifestado Mampel.

También considera que la solicitud de estas ayudas debe hacerse de una manera "sencilla, accesible y sin complicaciones burocráticas excesivas" porque "el objetivo debe ser que el máximo número de productores afectados pueda ver compensadas sus pérdidas".

La Unió desea trasladar un mensaje a la gran distribución e intermediarios comerciales para que "dejen de aprovecharse de la situación y lanzar los precios a la baja de nuestros productos o comprar en otros países como ya está sucediendo".

Por ello, ha instado a las autoridades comunitarias a que velen y controlen este tipo de situaciones. Ramón Mampel es tajante al respecto: "Lo más importante hoy por hoy, es recuperar la normalidad perdida y que nuestras producciones vuelvan a recuperar la confianza de los consumidores en los mercados".

La Unió también ha censurado la actuación de Alemania "por crear alarma de forma continua y totalmente a la ligera, además de ser incapaz de rectificar y dar una respuesta convincente a las causas que han provocado la bacteria E-coli". Ha criticado asimismo "la actuación pasiva y tardía" de la Comisión Europea en toda esta crisis y le ha reclamado "mejorar el funcionamiento de la actual red de alerta comunitaria".

Consulta aquí más noticias de Valencia.