El escritor cordobés Manuel Gahete presenta este miércoles en Sevilla su obra 'El tiempo y la palabra', una antología poética editada por La Isla del Siltolá en la que recoge sus versos desde 1985 a 2010, periodo en el que, a juicio del autor, la poesía es cómo "un pulmón balsámico para la asfixia".

En una entrevista concedida a Europa Press, Gahete ha detallado que "hasta en los momentos más aciagos, la poesía ha sido un vehículo de liberación y un acicate para el ánimo", de modo que entiende que los versos son su "vida, el aire que respiro, la fuerza que me sostiene, alimento del espíritu y seña de identidad".

No en vano, confiesa que él no sería él de "no haber escrito poesía", pues, "algunas de mis mejores experiencias vitales se las debo a la poesía, le debo tanto que me siento deudor de su gracia y es tan parte de mí que no entendería otra forma de ser y de existir".

En cuanto al estilo reflejado en 'El tiempo y la palabra', cree que es "un compendio contingente entre la tradición clásica, el neobarroco andaluz y la fascinación por la palabra precisa". Pero ante todo, su poesía es "eminentemente humana".

Al respecto, el poeta desvela que con sus poemas busca "emocionar", porque escribe desde "el corazón" y pretende "básicamente el conocimiento de la naturaleza y la comunicación necesaria con el otro". Es por ello que, manifiesta, "escribo lo que vivo y, en muchas ocasiones, transcribo aquello que viven los demás, porque mi aspiración máxima es escapar de lo concreto para alcanzar todos los espacios, para que todo hombre y mujer pueda sentirse identificado con mi voz, fieramente humana".

De este modo, "nada de lo humano" le es "ajeno", aunque, agrega, "en la búsqueda de los carismas mejores de los que habitamos el mundo, siempre tenga como luz referencial la clave de la belleza". Y es que, según argumenta, "hasta en la oscuridad hay fulgores deslumbrantes, y hasta en el silencio más profundo puede escucharse la música más sublime".

Por todo ello, el cordobés defiende que "la existencia humana, su dolor entrañado, la muerte inexorable, sólo tienen sentido porque existen seres a los que amamos". Por tanto, "el amor lo justifica y lo explica todo", declara el poeta.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.