El escritor colombiano, afincado en Barcelona desde 1999, Juan Gabriel Vásquez explora en la novela 'El ruido de las cosas al caer' "emocional y moralmente" lo que significó el negocio del narcotráfico en Colombia para la generación de los años 80, "testigo de la transformación de la sociedad".

En una entrevista concedida a Europa Press, Vásquez, ganador del Premio Alfaguara de Novela 2011 con este trabajo, ha explicado que el significado del título literalmente nace la grabación de una caja negra de un avión caído, aunque "en la vuelta metafórica recoge el ruido de una familia que cae y un país que se derrumba durante los años de la violencia narcoterrorista" —en referencia al país colombiano".

Por otro lado, ha indicado que la obra, que ha promocionado este miércoles en Sevilla, surge de una imagen que vio cuando estudiaba Derecho en Bogotá y se iba a "perder el tiempo escuchando poesía". Uno de esos días, un adulto comenzó a llorar "como nunca había visto". Entonces, hace años, persiguiendo la imagen y averiguando quién era, comenzó a contar la historia de un piloto que realizó los primeros viajes que llevaban marihuana a Estados Unidos.

Así, según continua, comenzó a darse cuenta de que la historia del personaje era la de su generación, nacido en 1973, la que vivió con el nacimiento de Agencia estadounidense DEA y con "la guerra contra la droga del presidente Nixon". "Lo que vertebra la novela es describir qué implicó para toda una generación ese negocio, haber nacido con los primeros aviones, haber vivido una niñez tranquila para después conocer la violencia, las bombas, los asesinatos políticos y los toques de queda durante la adolescencia", expresa.

Según el autor de 'Los amantes de Todos los Santos', la memoria es "importante" en este trabajo. El protagonista de la obra Antonio Yammara comienza a rememorar sus recuerdos en 2009, cuando el ejército colombiano mata a uno de los hipopótamos escapado del viejo zoológico del capo mafioso del cártel de Medellín Pablo Escobar, que "desencadena la memoria para contar su propia historia".

Vásquez ha indicado que la historia de Antonio es parecida a la suya, sobre todo, por "suprimir" los recuerdos de crecer en la Bogotá violenta, ya que "no eran válidos como material literario, pues era doloroso, incómodo y violento". "No veía como tratarlo literariamente", ha confesado.

No obstante, aclara que las novelas, a través del recuerdo, "entienden mejor lo que vive un ser humano como sociedad e individuo". En este sentido, ha recordado la frase de Carlos Fuentes, "la imaginación es la transformación de la experiencia en conocimiento", añadiendo que "sólo imaginando lo que vivimos, pasarlo por el tamiz de la ficción, logramos entender lo que vivimos como ciudadanos".

Nacida en españa

A pesar de que recoge los sentimientos de una generación en Colombia, es una obra "hija del momento y lugar en el que fue escrita, la España posterior al 11 M, un país que sabe convivir con el terrorismo y amenaza constante, recordando la vigencia de ETA". Del mismo modo, ha indicado que en "España convive el miedo abstracto, el terrorismo global y la amenaza".

El autor de 'El arte de la distorsión' cree que sorprenderá a los lectores el personaje de una chica norteamericana que llega a Colombia en 1979 como parte de los Cuerpos de Paz, organizaciones de voluntarios creados por el presidente estadounidense Kennedy para ayudar al tercer mundo.

Cultivos de marihuana

"Algunos de estos voluntarios que vienen de México o Jamaica con conocimientos en cultivo de marihuana, comienzan a asesorar a campesinos para mejorar sus cultivos de marihuana en un intento inconsciente de levantar su nivel de vida en un comercio pujante", ha explicado.

"Aunque no está en los libros de historia como fuentes oficiales, en Colombia es un secreto a voces", asegura sobre estos hechos, precisando que algunos de los voluntarios procedían de "la contracultura hippie y venían a enseñar a campesinos colombianos". "Una situación de ironía histórica", bromea.

Por último, ha confesado que ha escrito la novela, Premio Alfaguara de Novela, porque le preocupa todas las tácticas de la época que narra, aunque éstas aparecen en las hemerotecas, pero también "lo que no está en ninguna otra parte, es decir, el impacto moral y emocional de los hechos en las personas y cómo afecto como individuos en relaciones de amistad y amor".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.