Esta primera iniciativa, que ha contado con la participación de miembros de la Asociación de Minusválidos de Benidorm (ASMIBE) y de Doble Amor, ha sido diseñada para acercar el mundo del buceo y el contacto con animales marinos al colectivo de discapacitados, tanto psíquicos como físicos.

Tras ponerse el traje de neopreno y recibir unas nociones teóricas básicas sobre el funcionamiento del equipo de buceo, los participantes se sumergieron uno a uno en el agua del acuario.

Allí, cada usuario fue acompañado por dos monitores especializados del centro de buceo 'Diving Stones de Benidorm', ya que al ser una actividad de buceo adaptado era necesario que el número de participantes fuera reducido y el número de personal fuera mayor de lo habitual.

Además del control y vigilancia efectuada por los buzos, el grupo estuvo arropado por la ayuda de seis monitores y un psicólogo. Para poder llevar a cabo esta iniciativa se adaptó la técnica habitual de buceo a las necesidades de cada uno de los participantes, que variaron en función de sus características. La actividad se podrá realizar a partir de este miércoles mediante una reserva previa.

La iniciativa trata de fomentar la interacción con los animales para aportar beneficios emocionales al público. En este tipo de actividades se genera una comunicación no verbal que produce sentimientos terapéuticos, estimula el sistema nervioso central y, en algunos casos, puede ser útil para los tratamientos de depresión.

Además, a través del contacto con los animales, se refuerza la autoestima y aumenta la confianza de la persona que experimenta dicha interacción, según las mismas fuentes.

Consulta aquí más noticias de Alicante.