Cinco ganaderías cántabras de vacuno son, desde este miércoles, las primeras de España en lograr certificar la calidad de su producto al superar una auditoria con "más de 160 puntos de obligado cumplimiento" sobre cuestiones referidas a ordeño, almacenamiento y calidad de la leche, estado sanitario y alimentación de sus animales y trazabilidad.

La certificación ha sido concedida por el Laboratorio Interprofesional Lechero de Cantabria (LILC), ubicado en el polígono de Morero, en Guarnizo, que, a su vez, es desde hace "quince días" la "primera y única entidad" de España acreditada por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) para concederlas tras varios años de trabajo para conseguirlo.

Así lo ha explicado en una rueda de prensa previa a la entrega de las certificaciones a los ganaderos el director gerente de este centro cántabro de análisis, Juan Moragas.

Acompañado de la coordinadora en funciones de la Unidad de Coordinación de laboratorio, Cristina Malanda, y de otra de las responsables, María Ángeles Real, Moragas ha destacado "el gran esfuerzo" realizado por estas ganaderías para conseguir la certificación y para mantenerla, algo que, según ha dicho, es "muy difícil" porque supone pasar anualmente un "examen de estado".

Más de 40

Explotaciones interesadas

Para facilitar las comprobaciones en las explotaciones, la Unidad de Inspección y Certificación de este laboratorio ha elaborado un cuestionario que permite certificar el cumplimiento de los preceptos legales y los requisitos que establecen las diferentes Guías de prácticas correctas de higiene del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino para ganado vacuno, ovino y caprino y el Gobierno de Cantabria.

Tras la certificación de estas cinco explotaciones ganaderas, el laboratorio tiene otros 44 expedientes abiertos de otras tantas explotaciones ganaderas, cerca de la mitad de Asturias que también quieren conseguir la certificación.

Por otra parte y, a preguntas de los periodistas, Moragas ha señalado que si bien "a fecha de hoy" la certificación es "poco útil económicamente", a corto plazo —dentro de seis meses, aproximadamente— las cosas "van a cambiar radicalmente" y tenerla no sólo va a suponer colocar a estas explotaciones ganaderas en un "estándar superior" frente a otras, sino también colocarlas en una mejor posición a la hora de conseguir subvenciones.

Explotaciones certificadas

Concretamente, las explotaciones certificadas son Ganadería Cortiguera (Cortiguera, Suances); Hermanos Díez Fernández (Ajo, Bareyo); Ventisca (Queveda, Santillana del Mar); Dovanea (Labarces, Valdáliga), y Ganadería Nuestra Señora de Tes (Suesa, Ribamontán al Mar).

Según ha explicado el laboratorio, las cinco explotaciones certificadas son de "tamaño medio" con una cuota lechera que abarca desde los 600.000 a los 2,3 millones de litros.

A excepción de Ventisca, que tiene 450 animales, el resto son de un tamaño menor y disponen de entre 130 y 140 cabezas de ganados.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.