La Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Castilla-La Mancha ha analizado con los horticultores de la región las repercusiones de la crisis del pepino.

Los productores castellano-manchegos, cuyos cultivos están dirigidos al mercado nacional, han visto como en las últimas semanas han descendido "considerablemente" las ventas y los precios de sus productos, según ha informado la organización en nota de prensa.

Así, el pepino de la región que iniciaba la campaña con un precio aproximado que cubría, al menos, los costes de producción (entre 0,70 y 0,80 euros/kg), ha pasado en los últimos días a venderse entre 0,20 y 0,40 euros/kg.

El 90% de la producción hortícola española se exporta y, debido a las "graves" acusaciones lanzadas, ahora se ha tenido que redirigir esa producción al mercado nacional lo que ha provocado una gran saturación de oferta, ha afirmado ASAJA.

Además, ha añadido, los consumidores españoles han disminuido la compra de pepino y otras hortalizas debido a la alarma lanzada por el brote de E. Coli, lo que está llevando a una "crítica" situación a los horticultores de la región, "que están planteándose no recoger el producto, pues lo que se les está pagando no cubre, si quiera, el transporte hasta los supermercados".

Por este motivo, ASAJA de Castilla-La Mancha insta al Gobierno a que haga un esfuerzo por devolver la confianza de los consumidores ante los productos españoles, cuya calidad nunca debió ser cuestionada. INDEMNIZACIONES

Por otra parte, y ante la propuesta de la Comisión Europea de indemnizar a los agricultores comunitarios afectados por la crisis de la bacteria con un fondo de 150 millones de euros, ASAJA de Castilla-La Mancha lamenta la falta de compromiso de la Unión Europea con España y exige al Gobierno que no se conforme con una indemnización que no llega a cubrir ni el 30% de las pérdidas ocasionadas.

Además, la Organización Agraria espera que el reparto del fondo que finalmente se decida, llegue también a los productores castellano-manchegos, pues en caso contrario, asistiremos al cierre de otras cuantas empresas agrarias en la región.

Por ello, dice, si es necesario, la Administración debería hacer un análisis "exhaustivo" de las pérdidas ocasionadas a los productores, que ha salpicado incluso a otros sectores como los viveros de plantas o el transporte.

Por último, ASAJA de Castilla-La Mancha recuerda que los productos de la región cumplen con la normativa de trazabilidad y garantizan la seguridad alimentaria así como la protección del medio ambiente.

Consulta aquí más noticias de Toledo.