El sol de los días
La obra El sol de los días. Antonio Luque

La instalación del español Antonio Luque El sol de los días fue retirada el sábado de la iglesia desacralizada de Feldkirch (Austria), una de las salas de exposición de instalaciones de arte contemporáneo con más prestigio de Europa, por "provocativa" y por ir "en contra de los principios católicos", según relató a 20 minutos el artista.

Fue aprobada hace tres años y en ese momento empecé a trabajar en las piezas. Todo el mundo sabía cómo iban a ser

Esta variación del Éxtasis de Santa Teresa de Bernini consta de un cuerpo de mujer vestido y una videoproyección de un varón desnudo en un campo de fútbol y en una playa. Con el proyecto, aprobado hace tres años por el Departamento de Cultura de la Unión Europea en Austria, el autor se pregunta por el papel que juega la mujer en la Iglesia.

"Fue aprobada hace tres años y en ese momento empecé a trabajar en las piezas. Todo el mundo sabía cómo iban a ser", explica Luque antes de comentar que la exposición se inauguró con bastante aceptación de público y que incluso se programaron múltiples visitas de colegios sin que a nadie le pareciera un escándalo.

El artista dice que "la sorpresa se produjo el sábado cuando llegó el secretario del obispo de la ciudad de Feldkirch que, en colaboración con el cardenal, cerraron la sala porque decían que era provocativa y que iba en contra de los principios católicos".

Sin embargo, debido a las presiones realizadas por parte de Albert Ruetz (cónsul de España en Volralberg), Eva Jakob (Comisaria de Kunsthaus de Bregenz), Helmunt Friz (Comisario en Austria de la CEE), Michael Lercher (Representante de Antonio Luque en Austria) y Josep Sala (Comisario de la exposición) a Elmar Fischer (Obispo de Feldkirch), así como gracias a la presión popular, el obispo ha decidido levantar el veto a la exposición prologando el clausura de la misma hasta el día 24 como conpensación a Antonio Luque, por los días que ha permanecido cerrada la exposición.

Información elaborada gracias a la pista de Josep Sala