El presidente de la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos (APAG) de Guadalajara, Antonio Zahonero, ha explicado que se han vuelto a exportar espárragos verdes producidos en la zona de Torre del Burgo, y que habían dejado de ser demandados desde la Unión Europea, sobre todo desde Francia, cuando Alemania relacionó la contaminación de diversos frutos agrícolas con las exportaciones españolas.

Respecto a la crisis del pepino, el presidente de la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos de Guadalajara ha asegurado que más que el importe de las indemnizaciones "es importante que tanto Alemania como la Unión Europea hayan mostrado públicamente la voluntad de resolver el problema creado en torno a las hortalizas que se producen en España".

En ese sentido, Zahonero ha explicado a los medios que es muy difícil concretar a quien corresponden las ayudas económicas por los daños causados "por la crisis del pepino" y qué varemos utilizar para determinar las cantidades que deben llegar a cada productor.

Por eso, según Zahonero, lo primero es reconocer que se debe indemnizar "algo así como cuando hay una tormenta de granizo y los técnicos visitan los campos afectados para acabar pagando mucho menos de lo que se piensa en principio y bastante tiempo después de ocurrido el percance".

Balance "positivo"

Antonio Zahonero ha hecho estas declaraciones en la sede de la Asociación Provincial de Agricultores cuando explicaba en rueda de prensa los resultados obtenidos por la APAG en sus diferentes actividades a lo largo de 2010.

Un balance que Zahonero ha calificado como de "muy positivo" con una facturación de 27.808.225 euros "que son cinco millones de euros más que en el ejercicio anterior".

El presidente de los agricultores de Guadalajara ha justificado este aumento en la facturación en el precio de los cereales "porque en 2009 el kilo de cebada se pagaba entre 19 y 20 pesetas y el año pasado se pagó casi al doble". Además, Zahonero, ha querido dejar claro que el sector agrario es el que mejor aguanta las crisis económicas "porque no hacemos las locuras que se hacen en otros sectores".

En ese sentido, el presidente de la APAG ha explicado que los agricultores se dedican a su trabajo sin hacer alardes ni gastos superfluos cuando hay un año bueno y por eso consiguen salir adelante "con el reconocimiento de la Banca que sabe que es un sector al que se debe mimar ya que cuenta con ahorros para posibles operaciones financieras".

Finalmente, Zahonero, a preguntas de los periodistas no ha querido valorar lo que puede significar el cambio de gobierno al frente de la Junta de Comunidades "porque nosotros siempre hemos colaborado con cualquier Administración y no preguntamos a nuestros socios a quien votan".

Según el presidente de la APAG, habrá que esperar al menos 100 días para empezar a valorar al nuevo gobierno "pero su prioridad debe ser ayudar a los profesionales para que puedan crear empleo e implicarse en la próxima negociación de la PAC para que Castilla-La Mancha no se vea perjudicada".