Valeria Bruni
Valeria Bruni, en la película 'Es más fácil para un camello'. Archivo

No posee un físico tan arrebatador como el de su hermana menor, Carla Bruni, con quien apenas se la ha visto en público desde que esta se convirtió en la primera dama francesa. Pero Valeria Bruni-Tedeschi también es de sobra conocida en el país galo, donde se ha convertido en una de las actrices más respetadas tras trabajar con cineastas de la talla de Steven Spielberg (Munich) y protagonizar películas como El tiempo que queda o 5x2 (Cinco veces dos).

La política de Sarkozy considera al inmigrante un enemigo que roba a los franceses Sin embargo, mientras Carla Bruni ha ido limando su rebeldía mediante consignas prosarkozistas, su hermana no ha hecho lo mismo. Valeria acaba de participar en Italia en la presentación del largometraje Tutti per uno, una comedia que constituye una crítica a la política de inmigración que defiende su cuñado, Nicolás Sarkozy, y que ya se estrenó hace un año en Francia.

A pesar de interpretar un papel protagonista en el filme, la actriz no realizó declaraciones sobre la moraleja de Tutti per uno, algo que sí hizo su director, Romain Goupil, quien criticó abiertamente al dirigente francés, al que acusa de haber extendido la idea de que los inmigrantes son "enemigos que roban a los ciudadanos".

El filme relata, en clave de humor, cómo un familia de origen checheno que reside en París se enfrenta a su expulsión.

El presidente galo lleva desde hace años una dura política de inmigración dirigida a facilitar la expulsión de indocumentados.

Puedes mirar aquí el tráiler de la película.