El portavoz de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI.F) de Castilla-La Mancha, Roberto Rincón, ha asegurado que los funcionarios de la región afrontan con "inquietud" el cobro de sus nóminas de junio, tras las acusaciones del Partido Popular al Gobierno socialista autonómico de haber dejado en una situación de quiebra total las cuentas de la Junta.

En declaraciones a Europa Press, Rincón ha indicado que todos los empleados públicos han cobrado el mes de mayo y que "hasta ahora" confiaban en que sus salarios estaban asegurados. "A la vista de las declaraciones que hacen unos y otros no sabemos qué hay de cierto. Esperemos que sea todo una cuestión de enfrentamiento político", ha apuntado.

En este sentido, ha manifestado que fuentes de la Consejería de Administraciones Públicas le han asegurado que "las nóminas son prioritarias" y que tendría que ocurrir "una catástrofe" para que los cerca de 72.000 funcionarios de la Junta no pudieran llegar a cobrar sus retribuciones salariales.

Así, sobre las sospechas de los socialistas de que las acusaciones de los 'populares' vienen fundadas en que harán recortes sociales en cuanto lleguen al Gobierno, Rincón ha defendido que forman parte de la "demagogia típica" y que hasta que el Partido Popular no presente su "plan" no se puede conocer "en qué se va a recortar".

Por otro lado, Rincón ha criticado que una cuestión que ha creado "bastante malestar" entre los funcionarios de Castilla-La Mancha es que los altos cargos del Gobierno saliente vayan a continuar cobrando sus complementos cuando regresen a la función pública y ha lamentado que se crearán situaciones "injustas" como, por ejemplo, que un funcionario realice el mismo trabajo que un auxiliar por "600 euros más".

Consulta aquí más noticias de Toledo.