Dos ertzainas entre los seis detenidos con el mayor alijo de 'speed' de los últimos años

La Guardia Civil de Cantabria ha detenido a seis personas, dos de ellas agentes de la Policía autónoma vasca, en una operación que le ha permitido incautarse de uno de los mayores alijos de 'speed' de los últimos años: 95 kilos, el triple de todo lo requisado en España durante el 2005.
Parte de la droga incautada (Foto: Telecinco)
Parte de la droga incautada (Foto: Telecinco)
Informativos Telecinco

Uno de los detenidos almacenaba más de 100 kilos de esta droga estimulante en un club de alterne que es de su propiedad.

Los otros 25 kilos fueron hallados en su domicilio de Trápaga, en Vizcaya, lugar donde según el Diario de la Rioja podría haberse encontrado también una cantidad no especificada de hachís.  Los agentes pertenecen a la

Unidad de Investigación Criminal de la Ertzaintza.

La operación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones en el País Vasco y Cantabria.

El delegado del Gobierno rehusó revelar qué papel desempeñaban en esta red de tráfico de drogas los dos ertzainas, porque la operación sigue abierta, está bajo secreto de sumario y no se descarta practicar nuevas detenciones o registros en los próximos días.

Sí explicó, en cambio, que la Guardia Civil inició estas investigaciones el verano pasado, tras tener conocimiento de un grupo que podía estar distribuyendo importantes cantidades de 'speed', cocaína y hachís en la zona oriental de Cantabria.

La investigación permitió conocer que se trataba de "un importante grupo organizado" que abastecía de droga tanto a intermediarios como a consumidores en Santander, Astillero, Laredo y Castro Urdiales, así como en la provincia de Vizcaya.

En marzo, la Guardia Civil supo que este grupo iba a recibir una importante partida de droga en Vizcaya, por lo que estableció un dispositivo especial que fructificó el martes pasado con el registro de un club de alterne de la localidad de Trápaga, donde se hallaron 94,69 kilos de 'speed', nueve de ellos en estado puro.

Tras ese registro, se practicaron otros cuatro en viviendas Bilbao, Zaramillo, Igorre y Berango, que permitieron requisar cantidades menores de hachís y cocaína, dos armas de fuego, gran cantidad de munición, dos cajas de caudales, dinero en metálico y documentación, según la reseña oficial de la operación.

Recordó, en este sentido, que las Fuerzas de Seguridad del Estado requisaron en toda España el año pasado 33 kilos de esa sustancia.

La Guardia Civil calcula que los casi 95 kilos intervenidos en la operación "Alepo" podrían haberse transformado en más de 378.000 dosis y generado un negocio ilícito de unos 3,5 millones de euros.

    NOTICIAS ANTERIORES

Mostrar comentarios

Códigos Descuento