Cartel de Keiko Fujimori
Una mujer permanece sentada delante de un cartel de Keiko Fujimori en Lima (Perú). Enrique Castro-Mendivil / REUTERS

Sería difícil encontrar un mejor ejemplo del peso de un apellido que el de Keiko Fujimori, candidata presidencial a sus 36 años en virtud de una cuestión dinástica que, paradójicamente, se ha convertido también en el mayor lastre para ganar las elecciones peruanas.

La evolución de la estrategia de campaña de su agrupación Fuerza 2011 es el más claro ejemplo de esta ambivalencia: por un lado, la reivindicación del gobierno de Alberto Fujimori ha sido vital para atraer a los partidarios de su padre; por el otro, ha querido mostrarse como una persona diferente y autónoma en las últimas semanas para atraer a otros votantes.

Cuando su padre venció a Mario Vargas Llosa en las elecciones de 1990, Keiko era apenas una adolescente de 15 años de edad, la hija primogénita de un ingeniero agrónomo de ascendencia japonesa que ocupó el sillón presidencial en Palacio de Gobierno sin experiencia previa en política.

Criada bajo el foco de las cámaras y en los salones donde se decidía el futuro del país, la personalidad y el desenvolvimiento político de la actual candidata, que mezcla gestos que recuerdan a su padre y el autocontrol propio de la cultura asiática, son fruto de su peculiar educación.

La 'primera dama' más joven de América

Mientras los políticos habitualmente surgen de las bases partidistas o los movimientos sociales, Keiko se encontró, a raíz del divorcio de sus padres en 1994, asumiendo a los 19 años el cargo de 'primera dama', la más joven de la historia de América.

Tuvo episodios de rebeldía frente a su padre El escándalo de las elecciones teñidas de Aunque con ese cargo se codeó con mandatarios de todo el mundo y en importantes cumbres internacionales, Keiko no dejaba de ser una joven que ordenaba pintar de rosa las salas de Palacio de Gobierno y vestía siguiendo la moda última juvenil del momento.

Incluso tuvo episodios de rebeldía frente a su padre, como cuando en 1998 añadió su firma a la campaña civil 'Foro Democrático', cuyo objetivo era llevar al Congreso una iniciativa de referéndum para que el pueblo se pronunciara sobre la intención de Fujimori de presentarse a un tercer mandato consecutivo en las elecciones de 2000.

El escándalo de las posteriores elecciones teñidas de fraude y los casos de corrupción que propiciaron las protestas sociales y, finalmente, la renuncia desde Japón de Alberto Fujimori, también debieron causar una dura reacción en Keiko.

Así lo muestra al menos su anuncio de renunciar a toda actividad política y su pretensión de iniciar una carrera en el sector privado en Estados Unidos, donde previamente había seguido estudios de Administración de Empresas.

Sin embargo, esta lejanía de la vida pública pronto llegó a su fin. El motivo, la truncada intención de su padre de regresar a Perú para postular a las elecciones de 2006 y su detención en Chile, a donde había llegado con maneras de candidato y no de prófugo.

Nueva cara del fujimorismo

Con su líder histórico bajo arresto domiciliario en Santiago de Chile, el fujimorismo necesitaba una nueva cara y ahí estaba Keiko, la siguiente en la línea de su sucesión, para regresar al Perú.

Y los fujimoristas respondieron: Keiko se convirtió en la congresista más votada de la República y la heredera del legado de su padre.

Keiko se ha convertido en una de las políticas más relevantes de su país Ya sea por la obligación de mantener una fuerza política que apoye la inocencia de su padre, condenado en Perú a 25 años de cárcel por delitos durante su gobierno, o por una auténtica vocación política redescubierta, lo cierto es que Keiko, que cumplió en mayo 36 años de edad, se ha convertido en una de las políticas más relevantes de su país.

Sin embargo, y tras pasar a segunda vuelta contra los pronósticos iniciales, la candidata peruana se encontró con que el mismo legado que le otorgó el apoyo de un 20% del país, la convertía en heredera de un régimen denostado por buena parte del resto.

"Yo no soy mi padre, quien toma las decisiones en mi partido soy yo", afirmó en el último debate presidencial Keiko ante los ataques que recordaban los crímenes cometidos por el gobierno de Alberto Fujimori y en uno de los pocos momentos en que la candidata pareció perder la frialdad que transmite su pausada forma de hablar.

Pase lo que pase este domingo, el apellido Fujimori continuará pesando en la carrera política de Keiko, ya sea como lastre de un gobierno que deberá evitar los errores de los años 90, o como base de un movimiento político del que la aún joven candidata deberá decidir si continúa liderando o no.