Televisión
Internet acabará conquistando la televisión. EP

La televisión híbrida o, lo que es lo mismo, con conexión a Internet, va camino de convertirse, después de los equipos de TDT o de Alta Definición, en un aparato imprescindible en los hogares en un futuro próximo, hasta el punto de que en 2015 se prevé que hayan entre 12.000 y 15.000 millones de 'pantallas' conectadas a Internet, más del doble de la población mundial, según las previsiones del director de la 'Future Casting & Experience Research' de Intel, Brian Johnson.

En el futuro, la televisión servirá para conectarse al mundo en su conjunto

Para ese año, habrá alrededor de 500.000 millones de horas de contenidos de televisión disponibles en todo el mundo que podrán verse en alguna de estas 'pantallas', por lo que, muy probablemente, "la televisión seguirá siendo una parte importante" de la rutina de las personas, aunque "ya no va a ser la televisión de toda la vida", ha señalado el experto durante la apertura de las jornadas 'La Nueva Televisión. La Revolución híbrida', organizada por la Asociación Española de Empresas de Televisión Interactiva (AEDETI).

Los datos sobre el número de televisiones conectadas a Internet y el de contenidos disponibles forman parte de diversos estudios desarrollados por el grupo de investigación de Intel que dirige Brian Johnson de cara a tratar de dar con la forma en qué en pocos años se consumirá televisión en todo el mundo.

En este sentido, Johnson ha previsto que la televisión de dentro de unos años, además de los contenidos audiovisuales, será "una mezcla de juegos, aplicaciones, redes sociales". Además, "la televisión no se verá solo en el aparato de televisión", sino que podrá consumirse a través de distintas pantallas, como el teléfono móvil, las tabletas o los portátiles.

No obstante, la principal diferencia, para este experto, entre la televisión actual y la de 2015 consistirá en que esta última "será ante todo social". De esta manera, se ha mostrado convencido de que la televisión se convertirá en "una plataforma" a través de la que la gente podrá "socializarse con amigos" e incluso realizar trámites administrativos con el Gobierno o estudiar. "Servirá para conectarse al mundo en su conjunto", ha resumido.

Asimismo, con 500.000 millones de horas de contenidos de televisión disponibles, será necesario "utilizar la inteligencia del ordenador" instalado o conectado con la televisión para "ayudar a elegir" al usuario "lo que le gusta entre todos esos programas". Esa misma lógica también podrá aplicarse para la publicidad que se emita en televisión y que se "dirigirá directamente al consumidor" teniendo en cuenta los gustos que haya manifestado a la hora de elegir los contenidos que ve.