Un médico y su amigo han sido condenados a pagar 720 euros cada uno porque el facultativo hacía pasar a su amigo por médico. Así le aliviaba de trabajo.