Vila-Matas
Enrique Vila-Matas y Javier Cercas, en la ceremonia. EFE / Alberto Martín.

Las doce editoriales que han creado el premio concedieron un galardón a la novela más vendida de 2005, que recayó en El Quijote en todas sus ediciones.

Como mejor novela acogida por la prensa especializada se falló un premio ex aequo para Doctor Pasavento, de Enrique Vila Matas y a La velocidad de la luz de Javier Cercas.

El arte de desaparecer 

Enrique Vila-Matas (Barcelona, 1948) habla en Doctor Pasavento, editado por Anagrama, de la dificultad de no ser nadie, del arte de desaparecer.

Vila Matas, Premio Herralde por El mal de Montano y premio Rómulo Gallegos por El viaje vertical, narra en esta novela la trágica experiencia que vive un escritor de éxito como el escritor suizo Robert Walser (1878-1956), que se dirige hacia Sevilla a una cita con el escritor vasco Bernardo Atxaga, pero que durante el viaje decide desaparecer, dejar de escribir y de ser conocido.

Lindo y Marsé, finalistas

El escritor barcelonés se impuso con su obra a otras cuatro finalistas Una palabra tuya, de Elvira Lindo (Seix Barral), Canciones de amor de Lolita's Club, de Juan Marsé (Lumen); La velocidad de la luz de Javier Cercas (Tusquets) y Un encargo difícil, de Pedro Zarraluqui (Destino).

El jurado que esta noche falló el premio estuvo formado por los representantes de las editoriales Algaida, Anagrama, Destino, Espasa, Lengua de Trapo, Mondadori, Planeta, Plaza Janés, Pre-Textos, Seix Barral, Siruela y Tusquets.

La primera edición de este premio la ganó Álvaro Pombo, al que siguieron Terenci Moix, Jorge Semprún y Andrés Trapíello.