Sony Ericsson
Presentación de Sony Ericsson. DailyM = Differentieel + JeeeM

Los datos personales de unos 2.000 clientes de Sony Ericsson en Canadá han sido robados en un nuevo ataque informático contra una red online de la multinacional japonesa, confirmó un portavoz de la compañía. El suceso se conoció después de que la empresa informara el martes de ataques similares en Grecia, Indonesia y Tailandia.

El portal, cuyo servicio fue suspendido temporalmente, no forma parte del sistema principal de Sony Ericsson

El grupo nipón parece haberse convertido en objetivo fijo de piratas informáticos después de que el mes pasado una intrusión en sus redes de videojuegos y de distribución de contenidos multimedia provocara la filtración de datos personales de más de 100 millones de usuarios.

En Canadá, el robo de datos (nombres, direcciones de correo y contraseñas) se produjo en una red de Sony Ericsson Mobile Communications Japan, aunque no se filtró ninguna información de tarjetas de crédito, según el portavoz Sony.

El portal, cuyo servicio fue suspendido temporalmente, no forma parte del sistema principal de Sony Ericsson, y la compañía no tiene constancia de que la información haya sido utilizada indebidamente. Tampoco se comprometieron los datos de tarjetas en Grecia, donde se filtraron datos de usuarios registrados en webs de Sony Music Entertainment, cuyo servicio también permanece suspendido.

También fueron atacadas algunas páginas de la división de Sony Music Entertainment en Indonesia, aunque la compañía no ha detectado de momento ningún robo de información, mientras que en Tailandia fue atacada una web de venta de productos electrónicos de la compañía.

La corporación, que asegura en su web que ha tomado medidas para mejorar considerablemente la seguridad de los datos de sus usuarios, aún no ha restablecido plenamente en todas las regiones sus servicios de PlayStation Network y Qriocity, atacados en abril, y de momento no ha dado fechas concretas para su restauración. Las intrusiones afectaron también al servicio Sony Online Entertaiment (SOE) e hicieron vulnerables los datos personales de más de cien millones de usuarios.