Netanyahu, dispuesto a cesiones "dolorosas", pero rechaza volver a las fronteras de 1967

  • El primer ministro israelí rechaza la propuesta que le había hecho Obama: que las negociaciones de paz se abran basándose en las fronteras que había en 1967.
  • Netanyahu alega que esas fronteras serían, hoy en día, indefendibles.
  • Otra cuestión a las que Israel no está dispuesto es ceder una parte de Jerusalén.
  • "El problema es que los palestinos no aceptan la existencia de un Estado judío".
  • Por su parte los palestinos han recibido el discurso con incredulidad y desconfianza.
El presidente de EE UU, Barack Obama, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.
El presidente de EE UU, Barack Obama, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.
REUTERS

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se mostró este martes dispuesto ante el Congreso de EE UU a "adquirir compromisos dolorosos" para alcanzar la paz con los palestinos, pero no aceptará volver a las fronteras de 1967.

Netanyahu rechazó así el planteamiento del presidente Barack Obama, durante un discurso en una sesión conjunta del Senado y la Cámara de Representantes, que fue ovacionado en varias ocasiones por los legisladores.

La propuesta de Obama es que las negociaciones de paz se abran tomando como base las fronteras que había en 1967, que pueden ser modificadas por un acuerdo de las partes.

En ese año tuvo lugar la llamada Guerra de los Seis Días, el tercer enfrentamiento israelí-árabe, que concluyó con la ocupación de Israel de Cisjordania y Jerusalén Este, Gaza, la Península del Sinaí y los Altos del Golán. En 1978, como resultado de los acuerdos de Camp David, Israel devolvió el Sinaí a Egipto.

La propuesta de Obama recibió el rechazo inmediato de Netanyahu, que el pasado viernes se reunió en la Casa Blanca con el gobernante estadounidense, en un encuentro en que quedaron patentes sus diferencias.

Solución: aceptar un Estado palestino

En un entorno más amigable, Netanyahu dejó claro este martes que tanto él como sus predecesores quieren la paz y aceptan la creación de un Estado palestino como solución.

"Pero el problema no es éste. El problema es que los palestinos no aceptan la existencia de un Estado judío", dijo Netanyahu.

Aun así, el primer ministro dejó claro que la paz exigirá "compromisos dolorosos" y prometió que su país será "generoso" en la cesión de territorio, pero plantear volver a las fronteras de 1967 es, según dijo, inaceptable.

Como argumento, indicó que millones de judíos viven desde hace décadas en asentamientos que quedarían fuera de Israel, algo a lo que su país no está dispuesto. También alegó motivos de seguridad, al indicar que esas fronteras serían, hoy en día, indefendibles.

Cesión de Jerusalén

Otra de las cuestiones a las que Israel no está dispuesto es ceder una parte de Jerusalén.

"Jerusalén nunca más será dividido. Sé que es un asunto difícil de aceptar para los palestinos, pero con creatividad e imaginación podemos alcanzar una solución", indicó.

En su intervención, que fue interrumpida en una ocasión por una activista árabe, Netanyahu cargó contra Irán, al que acusó de nuevo de estar patrocinando el terrorismo, y felicitó a EE UU por la captura y muerte del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden.

También pidió al presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, que rompa el reciente pacto de reconciliación palestino entre Al Fatah, que gobierna Cisjordania, y el grupo radical Hamas, al frente de Gaza.

El "peor discurso hasta ahora"

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha recibido con incredulidad, desconfianza y cierta desesperación, el discurso que ha dado Benjamín Netanyahu, calificándolo de su "peor discurso hasta ahora".

"Ha sido el peor de Netanyahu, pero no es él a quien hay que culpar por sus palabras vacías, sino al Congreso de Estados Unidos que lo ha recibido con semejante calidez", dijo el portavoz del Gobierno de la ANP, Ghasan Khatib.

En un casi monólogo que denotaba su indignación, Khatib agregó que éste ha sido el "discurso del NO, porque Netanyahu ha dicho NO a todo: a los refugiados, a las fronteras, a la partición de Jerusalén...".

"¿Esa es realmente la paz que tanto desea?", se preguntó el portavoz retóricamente al comentar las palabras del primer ministro israelí ante el Congreso de Estados Unidos.

"Desafortunadamente, Netanyahu se ha cargado cualquier oportunidad de tratar los asuntos cruciales del conflicto de una manera lógica", matizó Khatib, que también atribuyó parte de la responsabilidad a Obama al preguntarse si "la paz que describió (el jueves) es la misma" de la que habla el primer ministro israelí.

"Netanyahu no entiende todavía de que va el gobierno de reconciliación", lamentó Khatib, quien recordó que "cualquier negociación de paz no se hará con el gobierno de la ANP, sino por la Organización para la Liberación de Palestina (OLP)".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento