Un ingeniero navarro investiga la fabricación de células fotovoltaicas orgánicas con técnicas de bajo coste

Javier Goicoechea ha trabajado dos años becado por la Fundación Fuentes Dutor
El Ingeniero Pamplonés Javier Goicoechea.
El Ingeniero Pamplonés Javier Goicoechea.
EUROPA PRESS

El ingeniero Javier Goicoechea Fernández (Pamplona, 15/12/1979) ha investigado la fabricación de células fotovoltaicas orgánicas mediante técnicas de bajo coste, más ligeras y flexibles. Se trata de dispositivos que utilizan polímeros y nanopartículas para convertir la luz del sol en electricidad, permitiendo fabricarlos a un coste mucho menor que el de las células fotovoltaicas convencionales, provocando que lleguen a nuevos nichos de mercado.

Además, estos dispositivos pueden ofrecer algunas de las ventajas de los materiales orgánicos, como por ejemplo, su ligereza y su flexibilidad. Gracias a estas características, serían idóneos para utilizar en la recarga de baterías de pequeños dispositivos electrónicos, como teléfonos móviles, ordenadores portátiles, o libros electrónicos.

Gracias a la beca de la Fundación Fuentes Dutor, gestionada por el Colegio de Ingenieros Industriales de Navarra, el ingeniero pamplonés retoma, en su segundo año de investigación, una de las líneas de trabajo de la edición anterior y se centra, principalmente, en la fabricación de semiconductores orgánicos de menor coste, más flexibles y transparentes que los tradicionales.

El proyecto 'Ingeniería de recubrimientos nanoestructurados funcionales y su integración en dispositivos optoelectrónicos orgánicos' fue presentado a principios de mayo en la sede del Colegio de Ingenieros Industriales de Navarra.

En dicho estudio también trabajó en otras líneas de investigación, como la fabricación de nuevos sensores de fibra óptica útiles en aplicaciones biomédicas y medioambientales.

En el proyecto investigó distintos tipos de polímeros y nanopartículas para la fabricación de las células fotovoltaicas, construyendo varios prototipos de laboratorio que demostraron con éxito la generación de electricidad a partir de la luz, pudiendo ser integrados en procesos de producción de bajo coste y con un bajo impacto ambiental.

De esta manera, si el coste final de estas células solares orgánicas es suficientemente bajo, sería posible su utilización para la generación eléctrica, aunque su eficiencia no llegara a ser tan elevada como el de las células solares convencionales.

Al mismo tiempo que se llevaba a cabo la elaboración del proyecto, Javier Goicoechea ha creado, junto con otros investigadores de la Universidad Pública de Navarra, la empresa Nanoresist, considerada Spin-off de la UPNA.

Esta empresa está integrada en el programa de Empresas Innovadoras de Base Tecnológica (EIBT) que gestiona el CEIN y se dedicará a la aplicación industrial de algunos recubrimientos nanoestructurados para la modificación de las propiedades de las superficies.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento