La industria del automóvil se aprieta el cinturón y agudiza el ingenio para remontar ventas

La industria del automóvil agudiza el ingenio. En la imagen, el Fiat 500.
La industria del automóvil agudiza el ingenio. En la imagen, el Fiat 500.

La industria automovilística empieza a ver la luz tras haber equiparado sus ventas con las de hace casi dos décadas, situándose a niveles de 1995. A pesar de todo, el sector en general ve el futuro con optimismo.

"Los dos últimos años han estado apoyado por el Plan 2000E, que no evitó que el volumen de ventas descendiese por debajo del millón de vehículos, con lo que cerramos la década volviendo a los niveles de matriculaciones de hace veinte años", asegura Germán López Madrid, presidente de Aniacam (Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas), en su valoración de la evolución del mercado del automóvil en España en la última década. En su opinión, "no volverá a tener su habitual volumen de mercado hasta 2015".

Ofertas en vehículos de gasolina y pequeña cilindrada

Pese a las dificultades, el inicio de ese despegue lo quieren alcanzar los principales fabricantes cuanto antes y uno de sus recursos son las ofertas en vehículos, que deben repercutir directamente en los compradores.

Las rebajas se ven más en los modelos de pequeña cilindrada, los de por sí más económicos, pero son en estos momentos mayores que nunca, de hasta 3.000 euros de media el pasado año, teniendo en cuenta todos los segmentos y modelos.

Al margen de quienes buscan dar salida a sus stocks con las rebajas en modelos nuevos, la apuesta se centra más ahora en los vehículos de gasolina, puesto que los diésel ya no son tan atractivos por la paridad que prácticamente existe entre el precio del litro de gasolina y el de gasoil.

Con ambos combustibles por las nubes, ahora para que un diésel resulte más rentable que uno de gasolina habría que hacer muchos kilómetros cada año. Ya no compensa el menor consumo de un coche de gasoil.

Pese a ello, la mayoría de las firmas siguen teniendo entre sus oportunidades coches diésel, aunque los compradores ya están empezando a inclinarse por los modelos de gasolina, que son todavía más baratos en líneas generales.

La tendencia, si los precios de los combustibles se siguen incrementando como hasta ahora, es que empiecen a venderse más vehículos de gasolina que diésel, lo que, lógicamente, alterará los precios de unos y otros.

En la actualidad, el 73% de los coches que se matriculan en España son diésel, según Aniacam, que apunta que únicamente hay siete provincias donde se venden más de gasolina que diesel: Barcelona, Tarragona, Gerona, Castellón, Alicante, Las Palmas y Tenerife, además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En el otro extremo, Cáceres, Toledo, Cuenca o Zamora tienen ventas de vehículos diésel que superan el 80% (el 85% en el caso de Toledo).

Solo los monovolúmenes aumentaron sus ventas en el anodino año 2010, hasta un 5%, y los compradores volvieron a elegir mayoritariamente los modelos de gasoil.

No basta con lanzar ofertas

Las compañías se han apretado el cinturón, han comprendido que los márgenes deben ser mucho menores si quieren seguir vendiendo vehículos, y que estos deben ser mejores que los de sus competidores, puesto que ya no basta, simplemente, con lanzar ofertas.

"El crecimiento no es útil si no se hace con rentabilidad. La guerra de descuentos no beneficia a nadie, ni al consumidor, porque daña el valor residual de los vehículos, lo que afecta a la imagen de las marcas", mantiene Germán López Madrid.

La innovación es otra de las consecuencias de la crisis. El equipamiento se ha ampliado en la mayoría de los casos en lugar de verse reducido; nunca se había dado tanto por tan poco.

Y también ocurre con las facilidades de compra o con las garantías ante posibles eventualidades, sobre todo después de que se finiquitasen las subvenciones para la compra de automóviles.

Un claro ejemplo de ingenio a favor del cliente nos lo deja Hyundai.KIA ya ofrecía siete años de garantía, pero ahora la también surcoreana Hyundai ha ampliado la suya a cinco años, con la posibilidad, además, de recomprar el modelo al mes de haber sido vendido o bien a los 2.000 kilómetros.

Nunca un comprador había tenido tantas oportunidades para adquirir un vehículo a un buen precio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento