Alberto Ruiz-Gallardón
El ministro de Justicia y exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. ARCHIVO

Hasta el momento, Gallardón parecía incombustible, pero las últimas elecciones han demostrado que su estrella también puede apagarse. Ya lo anunciaban las encuestas y las municipales del domingo han terminado por confirmarlo: el alcalde, pese a revalidar su mayoría absoluta, ha logrado 6 puntos menos en porcentaje de voto que en 2007, se ha dejado por el camino el apoyo de 121.000 electores y deberá defender sus políticas en el pleno con tres concejales menos.

Por si fuera poco, tampoco sale bien parado en las comparaciones con el resto de barones o líderes territoriales de su partido. Gallardón es el dirigente del PP que más apoyo popular ha perdido en los últimos cuatro años, por encima incluso del imputado Francisco Camps (que pierde 3,6 puntos), del polémico alcalde de Valladolid, León de la Riva (que escala 2,6 puntos), o de su eterna 'rival' Esperanza Aguirre (que se ha dejado 1,5 puntos).

Paradójicamente, el origen de este pinchazo se encuentra en el centro, la fracción del electorado que ha aupado a Gallardón durante sus 16 años de gobierno en la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. "Él siempre ha tenido un plus de votantes centristas y esa población es más sensible a la crítica contra la clase política. Se puede decir que ha perdido parte del voto de centro, precisamente el sector donde más fuerza tenía", explica Santiago Pérez-Nievas, experto en comportamientos electorales y profesor de Ciencia Política en la Universidad Autónoma.

"Impuestos y multas"

La huida de este electorado estaría directamente relacionada con la gestión económica realizada por el alcalde durante la última legislatura, según los especialistas. "Es evidente que ha habido un cierto voto de castigo a Gallardón, por la situación de la deuda y porque los vecinos notan la subida de impuestos y las multas", apunta Pérez-Nievas. En estos cuatro años, la deuda municipal ha alcanzado los 7.364 millones de euros

En estos cuatro años, la deuda municipal ha alcanzado los 7.364 millones de euros, el IBI ha aumentado un 10% anual y se ha introducido la tasa de basuras. En una campaña electoral tan centrada en las dificultades económicas, los electores madrileños más centristas no han olvidado que el Ayuntamiento también les ha hecho rascarse el bolsillo.

Aunque también le ha afectado el desencanto de los ciudadanos hacia los políticos, un fenómeno amplificado por las acampadas del 15-M. "En esta ocasión, el voto centrista y de izquierdas que Gallardón solía repescar se ha ido. Ha sufrido el efecto del castigo al bipartidismo, al contrario que otros candidatos de su partido. El elector de derechas es más fiel, y el de izquierdas, más crítico. Y él se nutre de parte de este último", indica Roberto Rodríguez Andrés, profesor de Comunicación Política y experto en procesos electorales.

De hecho, pese a estar en bandos contrarios, Gallardón y Lissavetzky han sufrido esta indignación ciudadana a partes iguales: el alcalde ha perdido 121.000 votos, frente a los 123.000 que se ha dejado el socialista. Al contrario, el PP nacional no ha sentido el efecto de las protestas, como demuestran los 558.000 votos ganados en toda España respecto a los comicios de 2007.

La 'cuestión Botella'

El gran beneficiado del descontento en la capital ha sido UPyD, que ha logrado 119.600 sufragios tras labrarse una imagen centrista. "Ha habido un trasvase de votos directo hacia ese partido. Han triunfado los minoritarios: IU ha atraído voto socialista, y UPyD, voto de Gallardón", añade Rodríguez. Además, los politólogos no descartan que el rechazo a una posible Alcaldía de Ana Botella haya tenido parte de culpa en los resultados: "No hay que olvidar la cuestión de su sucesión. Al centro no le hacen gracia algunos nombres", dice Pérez-Nievas.

"Pierde fuerza interna en el PP"

En público, los representantes del PP madrileño pasan de puntillas por la bajada de apoyos a Gallardón y destacan que el alcalde lleva ya cinco mayorías absolutas en la región. Pero esta caída tiene una lectura interna en clave de partido: "El resultado fortalece orgánicamente aún más a Aguirre. El alcalde no tenía el apoyo de los militantes, pero a cambio ofrecía un gran caudal de votos. Ahora está perdiendo también esa baza".

Análisis tras los comicios del 22-M

Presidenta de la comunidad de madrid. Esperanza Aguirre. La lideresa pierde votos tras ocho años como presidenta, pero gana diputados y vence en su lucha personal con el alcalde: logra 42.459 votos más que él en la capital. 2007: 53,29%.  2011: 51,74%. Baja 1,55 puntos.

Presidente de la Comunidad Valenciana. Francisco Camps. Su imputación por cohecho en la 'trama Gürtel' le ha pasado poca factura. Lleva ocho años presidiendo la Generalitat y ha ganado varios pulsos de poder a Rajoy. 2007: 52,17% n 2011: 48,53%. Pierde 3,64 puntos.

Alcaldesa de la ciudad de valencia. Rita Barberá. Es la líder del PP que más acusa el desgaste, tras 20 años en el poder municipal. Aun así, su colchón de votos le permite lograr una incuestionable mayoría absoluta. 2007: 56,67% n 2011: 52,54%. Pierde 4,13 puntos.

Presidente de la Región de Murcia. Ramón Luis Valcárcel. Es el presidente regional más votado por segunda legislatura. Y sigue sin tocar techo, pese a llevar 16 años gobernando. Le impulsa su lucha por el agua del Tajo. 2007: 58,30% n 2011: 58,82%. Sube 0,52 puntos.

Presidente de la junta de Castilla y León. Juan Vicente Herrera.  En una autonomía tradicionalmente de derechas, Herrera bate récords. Lleva 10 años dirigiendo la Junta sin que ningún otro candidato le haga sombra. 2007: 49,17% n 2011: 51,59%. Sube 2,42 puntos.

Alcalde de la ciudad de Valladolid. Javier León de la Riva. Sus polémicas salidas de tono (como la ofensa a Pajín) no le afectan. Más bien al contrario. Lleva 16 años en el sillón municipal y ha ampliado aún más su mayoría absoluta. 2007: 47,81% n 2011: 50,41%. Sube 2,6 puntos.

Presidente de La Rioja. Pedro Sanz. Otro del grupo de los imbatibles. Gobierna desde hace 16 años y ha ganado las cinco elecciones por mayoría absoluta. En cada cita electoral ha multiplicado el número de apoyos. 2007: 48,81% n 2011: 51,87%. Sube 3,06 puntos.

 

Consulta aquí más noticias de Madrid.