La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Toledo acogerá este martes, 24 de mayo, un juicio contra ocho personas para las que el fiscal pide un total de 52,6 años de cárcel por vender drogas en centros de ocio y diversión de la provincia de Toledo

En el escrito provisional de acusaciones, al que ha tenido acceso Europa Press, el fiscal establece que en 2006, los acusados A.M.V., R.K. E.C.D., J.M.A.M, E.P.S.P., R.L.R.G. R.O.D. y M.B., se venían dedicando a la venta de sustancias estupefacientes en diversos centros de ocio y diversión de la provincia de Toledo.

Asimismo señala que en marzo de 2006 los agentes de la Guardia Civil de puesto de Torrijos, que se encontraban realizando un servicios de prevención contra la droga en la discoteca 'Radical' de Rielves, procedieron a registrar, en los aparcamientos de la misma a E.C.C, interviniéndole 228 comprimidos de anfetaminas en el pantalón de su chandal y 200 pastillas de la misma sustancia en su coche.

Dichas sustancias, según el fiscal, las portaba el acusado para su posterior distribución a terceras personas y habían sido adquiridas a A.M.V.

De otro lado, otro día de ese mismo mes, agentes de la Guardia Civil del Puesto de Escalonilla interceptaron en la CM-4050 el vehículo de L.C.P. en el que viajaban como copiloto el acusado R.L.R.G.

Los agentes habían detectado como el acusado, al detectar la presencia de la Guardia Civil, realizaba una maniobra extraña en la guantera del vehículo, por lo que procedieron a detener el mismo y a registrarlo, hallando en el interior 86 comprimidos de anfetamina que el procesado había comprado a A.M.V. ESCUCHAS

En virtud de estas detenciones, funcionarios del Grupo UDYCO de la Guardia Civil de Toledo, ante el hecho de que A.M.V. se dedicase a la distribución y venta de sustancias estupefacientes, solicitaron la intervención telefónica de su teléfono.

Gracias a esas escuchas se pudo averiguar que los acusados R.K., J.M.A.M. y M.B. formaban parte del citado grupo, siendo estos, junto a A.M.V. los que entregaban las sustancias estupefacientes, entre otros, a E.C.D. y a R.L.R.G. para que las distribuyesen a terceros.

En este sentido, a través de duchas escuchas telefónicas, se descubrió que el acusado R.O.D. realizó un pedido por teléfono a A.M.V. de siete bellotas de hachís con la intención de destinarlas a su tráfico.

Asimismo, se averiguó que los acusados A.M.V. y E.P.S.P. se trasladarían a la discoteca 'Radical' de Rielves para vender sustancias estupefacientes a los asistentes de una fiesta que se iba a realizar en el local, aunque finalmente no las vendieron "porque lo porteros estaban muy pendientes al haberse producido un montón de sobredosis ese día".

No obstante, y gracias a las escuchas, también se averiguó que esas sustancias, las cuales habían sido suministradas por M.B. se venderían nuevamente por A.M.V. y E.P.S.P. en la discoteca 'Fabrik' de la localidad de la Moraleda de Enmedio, por lo que los dos acusados fueron interceptados en las A-42 hallando en el vehículo 42 comprimidos. PENAS

Por todo ello, el fiscal pide, por un delito contra la salud pública en su modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud, nueve años de prisión para A.M.V, ocho para E.C.D, siete para R.K, siete para M.B., siete para J.M.A.M., 6,3 para R.L.R.G. y 6,3 para E.P.S.P.

De otro lado, pide dos años para R.O.D. por un por un delito contra la salud pública en su modalidad de sustancias que no causan grave daño a la salud.

Consulta aquí más noticias de Toledo.