Un total de 468.216 ciudadanos están llamados a participar en las elecciones al Parlamento y los concejos de Navarra que se celebran este domingo. El dispositivo de escrutinio y seguridad organizado por el Gobierno foral ante estos comicios estará integrado por más de 1.200 personas, según la información aportada por el departamento de Presidencia, Justicia e Interior. En paralelo, tendrán lugar las elecciones municipales, que compete gestionar al Ministerio del Interior.

Unas 800 personas colaborarán en la recepción y trasmisión de los resultados electorales al sistema central de escrutinio tras el cierre de los colegios, a las 20 horas, y un total de 460 agentes de distintas unidades de la Policía Foral se encargarán de garantizar la seguridad a lo largo de toda la jornada desde siete comisarías.

Para ello, trabajarán en coordinación con los efectivos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado desplegados por el Ministerio del Interior, a través de la Delegación del Gobierno. Además, colaborarán también en el operativo las policía locales.

El dispositivo se completa con los efectivos ordinarios de la Agencia Navarra de Emergencias (ANE) y los cuerpos de atención sanitaria y voluntariado que colaboran con este organismo, que atenderán posibles incidencias y realizarán su habitual labor de apoyo a electores con problemas de movilidad que necesiten ayuda para acceder a los colegios electorales y ejercer su derecho a voto.

El dispositivo de seguridad pública de la Policía Foral viene funcionando en coordinación con el resto de cuerpos policiales estatales desde el inicio de la campaña electoral, para garantizar que todos los partidos políticos puedan dar a conocer a la ciudadanía sus propuestas electorales con normalidad.

El Cuerpo foral prestará especial atención a las incidencias que puedan tener lugar en la jornada de reflexión y se reforzará especialmente desde las 21 horas del sábado hasta las 7.30 horas del lunes. Estará integrado por 460 agentes pertenecientes a diferentes áreas, que darán cobertura a todo el territorio desde las comisarías de Alsasua, Elizondo, Estella, Pamplona, Sangüesa, Tafalla y Tudela.

Su función será la de garantizar el normal desarrollo del proceso electoral. En concreto, los agentes de la Policía Foral controlarán con el resto de cuerpos la normal apertura de colegios electorales y la constitución de las 986 mesas que se desplegarán en todo el territorio, prestarán apoyo y protección a los integrantes de estas mesas y garantizarán la distribución de papeletas.

Se encargarán también de evitar cualquier acto de sabotaje o pintadas en colegios electorales o sus inmediaciones e impedirán cualquier tipo de presión sobre los electores.

Una vez cerrados los colegios, tomarán las medidas necesarias para que el recuento de las papeletas y la difusión de los escrutinios se desarrolle con normalidad y protegerán la entrega y custodia de las actas y papeletas electorales en las correspondientes juntas electorales.

A la Policía Foral le corresponderá custodiar estas actas y papeletas en la sede de la Junta Electoral Provincial de Navarra, ubicada en el Palacio de Justicia de Pamplona, hasta la finalización del proceso electoral.

Centro de procesamiento de datos

En lo que respecta al dispositivo de recuento, 739 representantes del Gobierno de Navarra se encargarán de trasmitir los datos de las actas de resultados de las elecciones al Parlamento foral y los concejos.

Los datos de 465 mesas serán transferidos por 71 agentes mediante una aplicación habilitada en sus teléfonos móviles, que les permitirá volcar los resultados directamente al sistema de escrutinio central.

Tras la satisfactoria experiencia piloto ya realizada con este sistema en las elecciones de 2007 en varios colegios electorales de Pamplona y Tudela, se ha decidido extender esta opción a todas las mesas de la capital navarra y su comarca, además de la capital ribera, Estella y Tafalla.

El resto de representantes del Ejecutivo foral encargados de trasmitir resultados lo harán mediante el sistema tradicional, con una llamada de voz al centro de procesamiento de datos que se ha dispuesto en el Palacio Foral de Navarra, donde 22 teleoperadores se encargarán de recibir los resultados e introducirlos en la aplicación de escrutinio.

El operativo se completa con cuatro personas encargadas de incidencias y 16 técnicos encargados de aspectos informáticos y de la difusión de resultados.

Consulta aquí más noticias de Navarra.