El escritor, periodista y poeta guadajalareño Antonio Pérez Henares rastrea el "misterio de la mujer" en su segundo poemario, 'El vuelo de la Garza' (Poesía Pigmalión), que refleja su fascinación por un sexo sin el cual, según dice, "todo se convertiría en un aburrimiento espantoso".

"Me ha fascinado siempre la mujer. Me gusta mucho, y cuando digo 'Me gusta mucho' no estoy hablando solo en el sentido físico, que también, sino de su misterio, la diferencia y el intento mutuo de descubrir ese secreto", subraya en declaraciones a Europa Press.

En su nuevo poemario, ilustrado por Ana del Valle, el escritor retoma uno de sus temas predilectos para hablar, "no de una mujer, sino de la mujer". "La historia que se percibe es la fascinación por una mujer, pero yo no diría que es una mujer imposible. Este es un libro de amor, no de desamor. Un libro con muy poco recorrido para la tristeza final en que todo amor acaba desembocando", explica el poeta.

"Incluso hasta en los poemas finales queda el recuerdo de la relación sin ningún tipo de ira, de resquemor. Queda ahí, aun, hasta una cierta alegría por el tiempo vivido", señala Pérez Henares, que no concibe la realidad sin mujeres, ya sean familiares, amigas o amantes.

"Me gustan en muchos sentidos. Soy una persona que tiene amigas y solo amigas, también. No es solo una cuestión amorosa, me gusta ese otro universo. Porque da gusto que haya mujeres, estoy encantado de que las haya, hasta para enseñarnos lo que es el dolor", ha indicado.

El salvajismo poético

Nacido en Bujalaro (Guadalajara) en 1953, el autor destaca por su obra narrativa, aunque escribe poesía desde la adolescencia. Sin embargo, y debido al pudor, no se decidió a editar su primer poemario hasta 2008, año en que vio la luz 'Animales, vegetales y minerales'.

"Mi vida literaria había ido por otro lado y mis poemas se habían quedado en los cajones, o para mi intimidad. Sin embargo, quien lee mis últimas novelas, se ha dado cuenta de que en ellas hay una mayor carga emotiva. He soltado una vena poética muy salvaje, pero muy lírica, y lógicamente todo tiene una relación. Me he liberado del pudor y ahora estoy encantado de haber cometido la osadía", concluye.

Además de su obra poética, entre sus novelas figuran títulos como 'Nublares', 'El hijo de la Garza', 'El último cazador' y 'La mirada del lobo', su último trabajo. En 'La mirada...', el escritor mostraba su especial atracción por el nexo entre el hombre y el 'canis

Consulta aquí más noticias de Toledo.