La Policía Nacional ha detenido al director de un banco de la capital malagueña y a cuatro empresarios, en las provincias de Málaga y Cádiz, por una presunta estafa financiera. Según los investigadores, el montante supuestamente defraudado asciende a unos 350.000 euros.

El arresto del director, que, al parecer, ya no trabaja en la entidad, tuvo lugar el pasado miércoles; mientras que la de los empresarios, que habrían tenido algún grado de participación en los hechos al utilizar sus cuentas corrientes para recibir el dinero presuntamente desviado, se produjo durante la investigación.

La operación comenzó el pasado mes de enero a raíz de una denuncia presentada por una mercantil radicada en el País Vasco, de la que un representante informó a la Policía Nacional de que una sucursal bancaria de Málaga les había notificado que debían hacer frente a cinco letras de cambio por valor de 44.000 euros, que, según la entidad, habían sido cursadas por la compañía.

De esta forma, la empresa expuso en su denuncia que dichos pagarés eran falsos y argumentó que ni la firma del apoderado ni el sello de la mercantil eran auténticos, según han explicado fuentes policiales, haciéndose el Grupo I de Fraudes cargo del caso.

La investigación comenzó por el banco que reclamaba esta suma a la sociedad vasca, en la que los agentes detectaron posibles irregularidades en la gestión de letras cambio. Al indagar en el asunto, se toparon con lo que la policía considera una trama de créditos, financiaciones y cobros supuestamente fraudulentos, según publica el diario 'Sur'.

Los agentes sospecharon desde el principio que podía haber un empleado de la sucursal implicado en los hechos, apuntando las gestiones posteriores al director de la oficina investigada, ya que las operaciones aparentemente irregulares se habían llevado a cabo desde su despacho.

Las pesquisas pusieron de manifiesto que la empresa denunciante no habría sido la única perjudicada de la supuesta trama. Según las mismas fuentes, al perjuicio económico de 44.000 euros sufrido por la mercantil vasca habría que sumar más de 300.000 euros que la red presuntamente defraudó a la sucursal bancaria para la que trabajaba el directivo detenido.

Consulta aquí más noticias de Málaga.