El proceso electoral de los próximos comicios autonómicos y municipales del 22 de mayo tendrá un coste de 1,3 millones de euros, lo que supone la tercera parte de lo que costó el de la pasada campaña electoral de 2007.

La reducción del coste ha sido posible gracias a un convenio alcanzado entre la comunidad balear y la Administración del Estado para facilitar la gestión del proceso, establecer sinergias y optimizar los recursos entre ambas instituciones.

Así, se ha firmado por ejemplo un convenio específico para compartir un mismo Centro de Recogida de Información (CRI) de los datos del escrutinio y los representantes de la Administración central para cada mesa. También se ha llevado a cabo un estudio pormenorizado de todos los gastos para eliminar aquellos superfluos y prescindibles, como podía ser el del catering, infraestructuras para entrevistas de televisión o asesoramiento externo.

En la pasada campaña electoral autonómica de 2007 el Govern contrató a una empresa de asesoramiento externa con un coste de unos 220.000 euros, que en esta ocasión se ha reducido a 62.000 euros aproximadamente. Del mismo modo, se han reducido también gastos en la gestión y formación de los representantes de la Administración.

Además, la empresa contratada para el servicio de recuento y difusión de los resultados, Indra, no tendrá sus servidores en la comunidad, como ocurrió en 2007, sino que estarán en el Ministerio de Interior, lo que repercute en una disminución importante también de los costes. Cabe señalar que sólo con el sistema de escrutinio se han ahorrado unos 700.000 euros, puesto que éste tendrá un coste de 459.269 euros, cuando en las pasadas elecciones fue de 1.189.000 euros.

Con el nuevo sistema, los datos que se vayan obteniendo de las urnas, una vez cerrados los colegios electorales, serán enviados y procesados en Madrid, desde donde serán retornados a la comunidad y difundidos. Cabe señalar que en el caso de las elecciones municipales el encargado de difundir los datos es el Ministerio, mientras que la comunidad se ocupa de las autonómicas y las de los Consells Insulares.