Así, la Orquesta Barroca de Sevilla, una de las grandes formaciones europeas especializadas en Barroco y Clasicismo, vuelve al Teatro de la Maestranza dirigida por el "brillante" violinista Enrico Onofri, concertino de II Giardino Armonico y desde 2002 también director. Además, indica el Teatro, en esta ópera participará también el Coro de la Asociación de Amigos del Teatro de la Maestranza, bajo la dirección de Íñigo Sampil.

Asimimos, en el "extraordinario" reparto estarán tres de las voces más aclamadas de la música antigua de los últimos años: el contratenor Carlos Mena y las sopranos Roberta Invernizzi y María Cristina Kiehr. Un equipo de lujo para una de las óperas más exquisitas, sutiles y emotivas de la historia.

Dramática recreación del mito del semidios cantor Orfeo enamorado de la ninfa Eurídice, 'Orfeo y Eurídice' de Gluck, basada en las 'Metamorfosis' de Ovidio y las 'Geórgicas' de Virgilio, ocupa un papel esencial en la Historia de la música, pues su estreno en Viena en 1762 supuso la irrupción del movimiento de reforma de la ópera que, liderado por Gluck, significó el abandono de los esquemas barrocos para abrazar los nuevos elementos neoclásicos.

Posteriormente reformada por Gluck para su estreno, en versión francesa, en París en 1774, 'Orfeo y Eurídice' suscitó inicialmente la incomprensión del público, desubicado ante una obra que simplificaba sus elementos dramáticos —en este sentido, su economía de personajes es portentosa— sustituía los rígidos y secos recitativos con bajo continuo por otros acompañados por la orquesta al completo, eliminaba los abusos ornamentales y suprimía las grandes y largas arias da capo.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.