La Audiencia Provincial de Cádiz juzga el próximo día 31 a un acusado de un delito de asesinato con alevosía en grado de tentativa, ya que supuestamente intentó acabar con la vida del padre de su pareja con un cuchillo. El Ministerio Fiscal solicita una pena de once años de prisión.

Según el escrito de calificación fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos tuvieron lugar en julio de 2009, justo tres días después de que la pareja del acusado interpusiera una denuncia contra su padre por presuntos abusos sexuales cometidos sobre ella y sobre su hija.

Al tener conocimiento de ello, el procesado se dirigió al bar en el que se encontraba el padre de su pareja, accediendo al interior fingiendo que hablaba por un móvil. Según detalla, pasó al lado de la víctima, que quedó de espaldas a él y, por tanto, no podía verle.

Así, con la "finalidad inequívoca" de poner fin a su vida, clavó en la espalda del padre de su pareja un cuchillo de unos 18 centímetros de hoja, que intentó hundir más profundamente una vez que se encontraba dentro de la espalda de la víctima, pero al acercarse las personas que se encontraban en el bar para ayudarla, el acusado extrajo el cuchillo y lo tiró al suelo, huyendo a continuación del local.

La víctima sufrió una herida incisa que precisó puntos de sutura y tardó 20 días en curar, quedándole como secuela una cicatriz de 2,5 centímetros en la región supraescapular izquierda.

El Ministerio Fiscal considera que estos hechos son constitutivos de un delito de asesinato con alevosía en grado de tentativa, por lo que pide once años de cárcel para el acusado, que se encuentra en situación de prisión provisional por esta causa desde julio 2009.

Asimismo, considera que procede imponer al acusado la prohibición de acercarse a la víctima a menos de 200 metros y tampoco a comunicarse con él por un plazo de 15 años. Además, pide que indemnice a la víctima con 1.000 euros por las lesiones ocasionadas.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.