El candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha cerrado su campaña electoral con vistas a las elecciones municipales de este domingo 22 de mayo convencido de que recogerá "los frutos" de su trabajo tras cuatro años en los que ha estado "codo con codo con los sevillanos".

Durante su acto de clausura de campaña, que ha tenido lugar en el Paseo Marqués de Contadero, Zoido se ha rodeado de sus colaboradores en los diferentes distritos y de los miembros de su candidatura, mientras que, en lo tocante a intervenciones, se ha visto acompañado por la eurodiputada del PP y número 33 de la candidatura, Teresa Jiménez-Becerril, y por el líder vecinal de Su Eminencia, protagonista del 'spot' electoral del alcaldable popular y auténtica revelación del evento, el tendero Juan Gallardo.

Mientras Jiménez-Becerril ha insistido en que Zoido es "una persona extraordinaria y de a pie" fuera de cualquier estrategia de márketing, y ha expresado su intención de ayudarle al igual que ha hecho desde su puesto en Europa —donde ha recibido a colectivos que vinieron de la mano del candidato, como impagados de la construcción o profesionales del sector del pescado en Mercasevilla—, Gallardo ha arrancado las risas del respetable con un tono popular y ameno en los que ha desgranado múltiples anécdotas relacionadas con sus simpatías por Zoido y las dificultades que ello le ha causado en su barrio, tradicional feudo de izquierdas.

"Aún hay personas que dicen que votar a Zoido es la vuelta del franquismo, y yo digo que no, soy de Su Eminencia, orgulloso de ello y digo públicamente que le apoyaré", ha destacado el tendero, que ha criticado que el PSOE se llame a sí mismo "partido del pueblo, pero no sé de qué pueblo" y ha calificado al candidato popular como "puro, en esencia, desde los deditos de los pies hasta las canas de arriba".

Gallardo, que ha destacado que habla "desde el corazón", ha expuesto que "no habrá otro alcalde más honesto y más limpio", frente a un Ayuntamiento que "sólo se preocupa por las macroobras faraónicas, y no por las personas". "El coco no es que venga el PP, el coco es que sigamos como estamos y nos tengamos que ir a nadar al río", ha afirmado, provocando una ovación del público asistente, para finalizar señalando que "Cerro-Amate te va a sorprender en las urnas el domingo, Sevilla necesita un cambio, y yo lo he apostado todo por ti".

El propio Zoido ha cerrado el acto admitiendo al principio de su alocución que "parecía que este día no iba a llegar nunca", haciendo una remembranza de las elecciones de 2007, en las que, a pesar de proclamarse ganador, tuvo que ceder la Alcaldía ante el "pacto de perdedores". El candidato, en este sentido, se ha mantenido fiel a las líneas que ha defendido durante toda la campaña electoral, es decir, propiciar el "cambio tranquilo", la necesidad de crear empleo y de que la ciudad funcione con eficacia y eficiencia, así como su intención de "no defraudar" a aquellos que desde otra ideología le comprometen su votación.

"Hace cuatro años comenzamos un proyecto, y cuando nos hemos dado cuenta ha llegado la campaña electoral", ha señalado el cabeza de lista del PP, que ha asegurado que será un alcalde "reivindicativo, con educación y lealtad institucional", teniendo en el recuerdo públicamente a todos aquellos que le han ayudado, con un recuerdo especial a las figuras de Alberto Jiménez-Becerril, "el único concejal que no nos ha dejado por enfermedad o accidente, sino por decisión de unos asesinos", y su esposa, Ascensión García Ortiz.

Por último, Zoido ha instado a "confiar" en el equipo popular, señalando que a partir del 22 de mayo "hay que olvidar quién nos ha votado y empezar a gobernar para todos los sevillanos".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.