Tres agentes del Cuerpo Nacional de la Policía han anunciado a través del micrófono utilizado por los manifestantes del movimiento 15M que no van a intervenir en la asamblea que se ha convocado en la Plaza de España de Palma de Mallorca y, por tanto, han confirmado que no desalojarán este enclave en el que se lleva a cabo una acampada desde el pasado martes en reivindicación de un cambio de sistema y de una democracia participativa.

Los manifestantes han respondido con gritos de "que se unan, que se unan", "La Policía, con el pueblo" y "Libertad, libertad". También ha habido una minoría que, previamente, les ha llamado "torturadores", aunque han sido acallados por la mayoría que han pedido silencio para que los agentes pudieran hablar.

Las personas concentradas en la Plaza de España han continuado su protesta y a las 23.45 horas han celebrado un 'grito silencioso' que ha durado un minuto y en el que las más de 2.000 personas se han puesto la mano en la boca para "simbolizar que nos tratan de reprimir y callar" y, por tanto, "en contra de que se nos criminalice y se nos intente silenciar".

A pesar del anuncio de los agentes policiales, que también han comunicado que se han rechazado los recursos presentados en contra de la decisión de la Junta Electoral Central, uno de los asistentes ha advertido de que "posiblemente, en algún momento manden a la Policía a que nos desalojen". "Por ahora no nos van a desalojar, pero nunca se sabe", ha señalado, al tiempo que ha indicado que cuando los agentes "se ponen el traje dejan de ser personas para convertirse en policías que reciben órdenes".

Por su parte, otro de los asistentes a la asamblea ha pedido a los agentes que "dejen las armas si es verdad que es del pueblo", mientras que otra participante ha remarcado que se debe "respetar a la policía, porque hace su trabajo".

Tras una votación por aclamación, se ha decidido por una amplia mayoría que en caso de que se lleve a cabo un desalojo, el protocolo de actuación consistirá en llevar a cabo una "resistencia pasiva" sentándose en el suelo, mientras que se ha rechazado la segunda propuesta que consistía en abandonar la plaza y regresar este sábado a las 12.00 horas.

Asimismo, también se ha rechazado la tercera propuesta, que consistía en emular a las abuelas de la Plaza de Mayo en Argentina, caminando dando vueltas por la plaza para dar a entender que no se trata de una concentración. "No nos moverán", han gritado las miles de personas congregadas en la plaza tras finalizar la votación.

También han acordado que este sábado sea proclamado día de la reflexión colectiva y se ha invitado a todos los ciudadanos a asistir a la asamblea del mediodía.