Paredes de alta costura
Adolfo Montes muestra orgulloso sus azulejos, que decoran una taberna del Callejón del Gato. JORGE PARÍS

Conservar la tradición tiene precio. En el esperpéntico y literario Callejón del Gato (Centro), la taberna La Fragua de Vulcano pagará por recuperar los colores del pasado más de 50.000 euros. Eso es lo que cuesta cubrir su fachada de azulejos artesanos.

Un precio "más que justo" para su autor, el ceramista Adolfo Montes, que invirtió todo un año en pintar a mano las 1.500 piezas de este gigantesco puzle de grecas y cenefas, similar a los que estaban de moda en el siglo XIX.

Un trabajo muy solicitado

Tras aterrizar en este oficio por casualidad, allá por el año 1977, hoy es propietario de "uno de los seis talleres que hay en la capital", muy demandados por arquitectos, decoradores y hosteleros.

Admirador de Daniel Zuloaga, el ceramista que decoró la Escuela de Minas (Chamberí) o el Ministerio de Agricultura (Retiro), Montes tiene manos de artesano.

Adolfo Montes fabrica cinco azulejos al día
Primero diseña un boceto al gusto del cliente, luego lo pinta sobre los azulejos con esmaltes, óxidos metálicos y grasas, a razón de cinco piezas diarias.

Y por último, cuece su obra en un horno que alcanza los 1.200 grados centígrados. Orgulloso de tener murales "en toda España y parte del extranjero", este artista envidia los tiempos en los que incluso el Metro se vestía con paredes de alta costura.

El metro cuadrado cuesta 1.563 €

En la ciudad de la cerámica, como se conoce a Talavera de la Reina (Toledo), el metro cuadrado de azulejos pintados a mano cuesta entre 1.650 y 1.750 euros, según Adolfo Montes.

El ceramista madrileño presume de ofrecer precios más competitivos. Él vende cada metro cuadrado por 1.563 euros y tiene claro que el coste de sus azulejos artesanos "es poco para lo mucho que trabajo en ellos".