Juan Ignacio Zoido "Quiero recuperar la dignidad del Ayuntamiento de Sevilla"

Juan Ignacio Zoido.
Juan Ignacio Zoido.
CARLOS ESCOLÁSTICO

Los que lo conocen destacan su capacidad de trabajo, constancia, preocupación por quien tiene a su alrededor y pasión por hablar con la gente. Para sus hermanos, él es «el jefe», un segundo padre al que acuden a pedir consejo. Desde que falleció su hijo José María en un accidente de tráfico, la vida de Juan Ignacio Zoido «ya no está hecha de problemas, sino de cosas que hay que modificar». Así lo explica su equipo, que resalta su humildad e inteligencia.

¿Cuál ha sido el mejor piropo que le han dicho en estos años?

Gracias por haberme ayudado. Me lo dijo Maleni, una vecina de las casitas bajas de Juan XXIII.

Los ciudadanos le aclaman. ¿Se ve ya como alcalde de Sevilla?

Veo que tengo un gran respaldo, pero hay que ser prudente y esperar al día 22. Los sondeos son una radiografía de un momento puntual.

Hay quienes dicen que si llega a la Alcaldía desarmará proyectos del actual Gobierno. ¿Qué mantendría y qué quitaría?

Mantendría gran parte de los carriles-bici y corregiría aquellos puntos negros y conflictivos de esta infraestructura. Mantendría las instalaciones deportivas que se han conseguido con el Plan 8.000. Corregiría muchos detalles para que la ciudad funcione. Hoy por hoy no lo hace correctamente y me obsesiona que los servicios públicos funcionen a la perfección y con excelencia.

Dimisiones, el caso de los ERE, Mercasevilla... ¿Cómo afecta eso a la imagen de la ciudad?

Hay dos colaboradores directos del alcalde condenados por sentencia firme (uno cumpliendo condena y otro en busca y captura); tenemos implicados a Manuel Marchena, uno de sus más directos colaboradores, y a dos concejales de su equipo de Gobierno: Francisco Fernández y Nieves Hernández. Hay un teniente alcalde (Antonio Rodrigo Torrijos) imputado por dos hechos delictivos y la número tres de la lista de IU (la edil Josefa Medrano) también imputada. Si a eso añadimos escándalos y dimisiones, nos damos cuenta de que estos años han sido un periodo negro en la etapa democrática del Ayuntamiento de Sevilla.

¿Cree que los sevillanos han perdido la esperanza?

Me gustaría que recuperasen la ilusión y la confianza en la institución más preciada de un municipio, su Ayuntamiento, para seguir creciendo. A ello me voy a dedicar, y a transmitir seguridad jurídica y a recuperar la dignidad de la política. PSOE e IU la han tirado por el suelo.

¿Por qué proyecto le gustaría que le recordaran?

Por crear empleo, sobre todo por generar las condiciones y el clima para ello. Por recuperar la dignidad del Ayuntamiento de la ciudad, la transparencia en la gestión y la credibilidad en la función pública.

Podrían repetirse los resultados de 2007. ¿Qué pasará si el lunes no ha llegado a la Alcaldía?

Hoy por hoy solo concibo un escenario en el que tengamos una mayoría suficiente para gobernar. Y hacerlo todos juntos, con un voto prestado, de militantes de PSOE e IU que me trasladan su confianza y me piden que no les defraude.

¿Teme a la abstención?

No. Además, estoy propiciando que haya una alta participación. Llevo cinco años yendo barrio por barrio, hablando con todo el que se me quiere acercar y que permite que me acerque a él. No fuerzo a nadie, pero sí busco a todos para que me hagan llegar sus sugerencias e inquietudes. Propicio la participación y busco el auxilio y la colaboración.

¿Pactaría con alguna otra fuerza, como por ejemplo el PA?

No hay ningún estudio ni sondeo serio que dé entrada en el Ayuntamiento a ningún otro partido. Hay solo dos opciones: la coalición PSOE-IU o PP.

Aseguran que dice sí a todo lo que le proponen y que serían necesarios millones para llevar a cabo esos proyectos.

Esta es una de las grandes mentiras, pero no porque la repitan muchas veces se convertirá en realidad. Me presento con un programa serio, realista y consecuente. Van a dejar las arcas vacías: no hay dinero en el Ayuntamiento, ni la comunidad o el Estado. Por tanto, no tengo más opción que ganarme la confianza de la iniciativa privada para que invierta en Sevilla y crear empleo. Esa es la única política social que da buenos resultados.

¿Habría que reducir el número de funcionarios municipales?

No. Lo que es necesario es reducir el número de personas que ocupan puestos y luego se dedican a hacer política, a costa siempre del bolsillo de los sevillanos. Voy a procurar que los funcionarios recuperen el predominio y el liderazgo en la tramitación y la resolución de los expedientes.

Pida su voto.

Le digo a los sevillanos que llevo cinco años con ellos, compartiendo problemas, ilusiones e inquietudes. Tenemos un programa y un equipo para llevarlo a la práctica. Le agradezco su apoyo no solo a los afiliados y simpatizantes del PP, sino a aquellos del PSOE que están dispuestos a prestar su voto para que consigamos que Sevilla funcione. A ello me voy a dedicar los próximos años. Y a que el empleo sustituya al paro y que la eficacia releve a la improvisación constante de un Gobierno que ha perdido el rumbo y ha hecho que lo pierda la propia sociedad. Pido confianza para alcanzar un cambio tranquilo, contra nadie y que beneficie a todos. A partir del día 23 no seré el alcalde que represente a quien me ha votado, sino a todos los sevillanos, con independencia de a quien hayan dado su voto.

En dos palabras

¿Su virtud? Trabajar. ¿Y defecto? Constancia.  ¿Le apasiona? Resolver el paro. Está harto de... Los insultos y la incomprensión. ¿Con quién cenaría en las setas? Cuando las acaben, lo pensaré. ¿Cuántos m2 tiene su piso? 147. ¿Ha pagado la hipoteca? Sí. ¿Cofrade, feriante y/o rociero? Cofrade, feriante y rociero. ¿El rincón más bonito de Sevilla? El Puente de Triana. ¿Su barrio más olvidado? El Vacie, Polígono Sur...  ¿Una receta para el alma? Sacrificio. ¿Con quién charlaría del más allá? Con alguien que ya está allí. Con mi hijo José María.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento