Protestas del 15-M
Un centenar de personas en una cacerolada ante el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife dentro de los actos de protesta del movimiento 15-M. Cristóbal García/ EFE

La Delegación del Gobierno en Canarias no desalojará ni intervendrá este sábado en las concentraciones del movimiento del 15M, conocidos como "los indignados", mientras no haya alteraciones de orden público, según han indicado fuentes de la Delegación del Ejecutivo central en las islas.

De esta forma, y a pesar de la decisión de la Junta Electoral Central de prohibir manifestaciones en el día de reflexión, la Delegación de Gobierno canaria no desalojará las al menos tres concentraciones que hay en las islas: Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife y Arrecife (Lanzarote), que tienen intención de permanecer al menos hasta los comicios.

El presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró la mañana de este viernes en una entrevista en la Cadena Ser que su Gobierno actuará "con inteligencia" y garantizando "todos los derechos", pero sin aclarar cómo actuarían las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Por su parte, la portavoz del Gobierno balear, Joana Barceló, se ha mostrado partidaria de escuchar a los manifestantes que se están concentrando estos días en las principales plazas del país en contra del actual sistema democrático, al aseverar que no debe "coartarse la libertad de expresión" de los ciudadanos.

"Hay que garantizar sus derechos y por ello sus críticas contra el sistema deben ser expresadas y escuchadas", ha incidido Barceló en rueda de prensa posterior al Consell de Govern, en la que ha mostrado su "total respeto" a unas manifestaciones "pacíficas".

Cataluña pone tres condiciones

El gobierno de la Generalitat ha afirmado este viernes que será "flexible" a la hora de hacer cumplir la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) de prohibir las acampadas el día de reflexión y la cita electoral del 22 de mayo. El portavoz del Govern, Francesc Homs, se ha inclinado por no desalojar por la fuerza a los acampados en las plazas catalanas si las concentraciones son pacíficas y no alteran el orden público ni el normal desarrollo de la jornada electoral. El Govern ve dificultades en un hipotético desalojo policial de la plaza Catalunya de Barcelona y otros espacios públicos de Cataluña donde se están produciendo protestas, ya que no es fácil identificar personalmente a los que están cometiendo un supuesto delito y comunicarles de manera formal que deben abandonar el lugar y, además, el empleo de la fuerza podría agravar la situación e ir contra el "sentido común".

Cataluña insiste en que lo importante es que sigan sin registrarse incidentesHoms ha argumentado que la resolución de la JEC obliga al Govern a garantizar tres cosas: "que se cumpla la normativa vigente, toda ella", que haya un "correcto desarrollo de la jornada electoral" del domingo y que no se altere el "orden público".

Acorde con estas "prioridades", ha señalado el portavoz, la actuación de los cuerpos policiales se ceñirá a los principios de "proporcionalidad y congruencia". En caso de que las concentraciones de protesta deriven en algún momento en altercados o disturbios por las calles, las fuerzas y cuerpos de seguridad intervendrán inmediatamente, pero si no hay incidentes de ningún tipo, el portavoz ha dejado entrever que se evitará el desalojo forzoso.

Valencia, una

La Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana ha permitido que los "indignados" del movimiento del 15 de mayo se reúnan tanto el sábado, jornada de reflexión, como el domingo, día de las elecciones, en la plaza del Ayuntamiento de Valencia si en la concentración no hay mensaje político, han informado fuentes gubernamentales.

Madrid prohíbe de nuevo

La Junta Electoral Provincial de Madrid también ha prohibido la concentración de la Puerta de Sol de este viernes, para la que el movimiento 15-M había pedido permiso, y se remite al acuerdo tomado este jueves por la Junta Electoral Central (JEC) para justificar su decisión. Aunque el acuerdo de la JEC sólo alude expresamente a la ilegalidad de las manifestaciones durante la jornada de reflexión de este sábado y el día de las elecciones, la Junta Provincial hace suyos los argumentos esgrimidos por el máximo órgano electoral para volver a prohibir la concentración de Sol durante esta tarde.

La decisión de la Junta de Madrid ha vuelto a contar con el voto particular del magistrado José Manuel Arias, que cree que deberían autorizarse las concentraciones en la plaza madrileña, que en los últimos días han mostrado un "alto espíritu cívico" por el que se "descarta" la posibilidad de que se vaya a alterar el orden público. En su resolución, La Junta Electoral Provincial reproduce parcialmente el punto en el que la JEC afirma que pedir el voto para alguien o reclamar que no se vote a una y otra formación "es un comportamiento no acorde" con la Ley Electoral y "excede del derecho de manifestación garantizado constitucionalmente".

Repite además las consideraciones que hizo el miércoles, según las cuales no hay motivos de urgencia para autorizar la concentración y porque la "petición del voto responsable" que hacen los solicitantes de la manifestación "puede afectar a la campaña electoral y a la libertad del derecho de los ciudadanos al ejercicio del voto".