Iñaki Azkuna: "Hemos tenido mucha suerte; han sido años de bonanza económica"

Es el alcalde de La Alhóndiga, de Abandoibarra, del Mercado de La Ribera... y de la deuda cero, mérito del que presume allí por donde pasa.
Es el alcalde de La Alhóndiga, de Abandoibarra, del Mercado de La Ribera... y de la deuda cero, mérito del que presume allí por donde pasa.
MART CALLEJA

El alcalde con más años al frente del Ayuntamiento Bilbaíno –ya son 12– compite con su gestión, con la transformación de la ciudad, y con un discurso que pretende ser sincero y realista. Aunque, lo primero, su salud.

Muchos le habían jubilado hace ya tiempo...

Y me han matado más de una vez. Pero debo ser como los gatos, que tengo siete vidas. Estoy bien.

Lleva camino de pulverizar todos los récord al frente del Ayuntamiento. El cuadro que le hacen a todos los alcaldes será especial, no?

Espero que todavía en unos años no me hagan el cuadro.

¿Qué recuerdo tiene del Bilbao de 1999 cuando llegó a la Alcaldía?

El de un Bilbao todavía gris, en obras incipientes, con zonas muy oscuras. Con mucha maqueta, que ya las había puesto en práctica mi antecesor. Después, hemos tenido mucha suerte. Han sido años fructíferos; de mucho trabajo, y de bonanza económica.

Todo el mérito del Bilbao actual no será suyo...

No, no. Ha habido un coliderazgo de muchas instituciones, públicas y privadas. ¡Cómo va ser mío el mérito! Sería yo un fenómeno.

Ya en campaña, ¿no le parece que se han aparcado los grandes proyectos?

Es que no hay posibilidades de grandes proyectos. La deuda del Reino de España, la crisis del ladrillo, nos ha llevado a una situación tremenda. Cada semana que pasa respiramos cuando los mercados no se han metido con España. Vamos a tener cuatro años duros y ásperos. Y el que diga lo contrario, miente.

La construcción de vivienda brilla por su ausencia en los programas.

En España hay más de un millón de viviendas vacías. En Bilbao, más de 12.000. Lo primero es utilizar lo que hay. Y hay promociones preparadas par a construir: Miribilla, Rekaldeberri, Garellano, Bolueta, Zorrozaurre... Más no se puede pedir. Hay que hacer dos cosas en este momento: el alquiler social para los jóvenes y la rehabilitación de muchas viviendas a través de Surbisa.

Insiste en garantizar los servicios. ¿Nos podemos permitir el lujo de tercer recogida diaria de basuras?

Mientras podamos, sí. Creo que el Ayuntamiento gasta 100 millones al año en servicios básicos, Policía, bomberos, limpieza, jardines... La calidad de vida de los bilbaínos, mientras yo sea alcalde, si puedo, la daré. ¿Que hay que rebajar lo de las basuras? Ya veremos. De momento, no.

En ciudades europeas, pasa tres veces a la semana...

Porque están acostumbrados a no tirar los papeles y las colillas a la calle. Pediría a los bilbaínos que nos echen una mano y tiren las cosas a la papelera.

Presume de gestión, de deuda cero. Algún exceso habrá cometido el Ayuntamiento...

Sí, y muchos errores, seguro; y personales míos, unos cuantos. Cómo no.

¿Alguno a destacar?

No. Sobre errores, yo me confieso con el confesor. Porque diría un error y luego pienso que otro era mayor.

Solucionado el mercado de la Ribera. ¿Tiene alguna otra china en el zapato?

Unas cuantas. Quiero transformar el matadero en un nicho de empresas; abrir el canal de Deusto, para disminuir las inundaciones; y quiero ver el TAV.

Eso no depende de Usted.

No, pero nosotros tenemos que presionar para que venga. El tren de alta velocidad en Euskadi fue el primero que se pactó en Felipe González y Ardanza y luego nos han puesto chinas y cochinas. Es fundamental. Y depende de nosotros en parte. La estación de Abando depende de nosotros en cuanto a planificación.

Estar endeudado un poco, no será tan malo, ¿no?

En algún momento nos tendremos que endeudar, pero para grandes proyectos, no para comprar la alfombra del Ayuntamiento.

¿A qué distancia están los barrios del centro?

Fueron construidos en el siglo XIX de forma anárquica. Sin parques. Hemos querido hacer una ciudad equilibrada porque, si no, sería un fracaso. Y la mayoría del dinero nos lo hemos gastado en los barrios. Y lo seguiremos gastando en los barrios.

Algunos dicen que no han hecho nada en los barrios.

Es una estrategia. No ha habido otro alcalde como yo que haya hecho tanto por los barrios de Bilbao.

¿Hasta qué punto se puede dar voz a los vecinos en el desarrollo de la ciudad?

No hay obra que se haga sin contar con los vecinos. Tenemos ocho distritos, ocho comisiones técnicas. Siete consejos especiales. Y el Consejo Cívico de la Villa.

Hace cuatro años eliminó el Area de Aparcamientos. ¿Fue un error?

No, porque sigue funcionando aunque no la hayamos metido orgánicamente. El tema de aparcamiento es la preferencia de los vecinos en Bilbao y en todas las ciudades españolas. Después del paro. Pero en las ciudades de alrededor tienen más problemas que nosotros. Y en Bilbao hemos doblado los aparcamientos. Y hay un 94% de plazas rellenas, en compra o alquiler. Y se seguirán llenando.

¿Lanbide va a mejorar el empleo? ¿Lan Ekintza sirve de algo?

Lanbide ha recibido las competencias que llevábamos pidiendo. Es fundamental, porque tiene que unir acción social y empleo. Y Lan Ekintza puede coadyuvar, porque el empleo es una competencia gubernamental.

¿Es posible que todos los vecinos de los barrios altos lleguen a sus calles en escalera mecánica?

Hemos hecho cuatro escaleras mecánicas y trece ascensores. Seguiremos haciendo. Más ascensores que escaleras. El botxo lo necesita y haremos media docena más en cuatro años. Selectivamente, dónde haga falta

La estadística dice que Bilbao tiene un alto nivel de policías. ¿Por qué se cuestiona la seguridad?

Ha habido una estrategia de zumbar a la Policía, y a sus mandos. Tenemos una seguridad estándar extraordinarias y solo hace falta ver las diferencias. Un poco brutalmente, ¿cuántos asesinatos y homicidios ha habido en los últimos cuatro años? Dos, por violencia de género. A ver quién presenta una estadística de ese tipo.

Muchos bilbaínos no nacionalistas le votan. ¿Es porque su discurso, dentro del PNV, es de los moderados?

Yo soy Azkuna. Y tengo en mi cerebro y mi corazón una mezcla de culturas. He estudiado en Salamanca. Soy hijo de nacionalistas. He estudiado en París. Me he embebido de cultura internacional. Y naturalmente pretendo ser un hombre moderado. Sobre todo, no soy exclusivista. Cojo lo mejor de cada cual. No gobierno Bilbao sólo para los del PNV.

¿Teme gobernar en minoría?

No. Es posible que haya que gobernar en minoría. Pero estoy dispuesto a pactar con todos. Y hablar con Bildu hay que hablar, para ayudar a que esa gente entre en el terreno de la democracia. Y cuanto antes, ,mejor, porque antes desaparecerá ETA.

¿Las relaciones con el PSE han sido tensas?

Ha habido buena relación en general. Ha habido problemas puntuales en algún pleno, pero por calentamientos momentáneos. Siempre he mantenido buenas relaciones con el partido socialista.

¿Qué va a hacer si no es alcalde?

Me voy del Ayuntamiento. Con 68 años no voy a estar en la oposición. He hecho muchas oposiciones en mi vida. Unas siete u ocho. Si los bilbaínos me despiden, no me jubilaré, pero me iré a casa.

Tres preguntas personales: "Si no soy alcalde, a casa"

Lo habían jubilado hace tiempo... Y me han matado más de una vez. Ahora estoy bien. ¿Qué va a hacer si no es alcalde? Me voy del Ayuntamiento. Con 68 años no voy a estar en la oposición. He hecho muchas oposiciones en mi vida. Unas siete u ocho. Si los bilbaínos me despiden, no me jubilaré, pero me iré a casa.  Le votan hasta los no nacionalistas. ¿Por su discurso moderado? Yo soy Azkuna. Y tengo en mi cerebro y mi corazón una mezcla de culturas. He estudiado en Salamanca, en París. Soy hijo de nacionalistas. Me he embebido de cultura internacional. Y naturalmente pretendo ser un hombre moderado. No soy exclusivista. Cojo lo mejor de cada cual.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento