El presidente catalán, Pasqual Maragall, entonó ayer un conciliador mea culpa durante el debate de la moción de censura planteada por el PP contra su gobierno. Acto seguido, Maragall tendió la mano para reconstruir los puentes rotos a raíz del «incidente parlamentario» del 3%.

Pidió «excusas» formales «a los ciudadanos de Cataluña, que son los que realmente se lo merecen», por haberse referido a supuestos cobros ilegales de gobiernos de CiU. El gesto le valió al presidente de la oposición, Artur Mas, que «retirará inmediatamente» la querella por calumnias interpuesta contra Maragall, pese a que el presidente insistió en que no le pedía ese gesto.

Reforma del Estatuto

Con todo, Mas incidió en que Maragall no cuenta con legitimidad suficiente para que lidere la reforma del Estatuto, a lo que el presidente contestó que dirigirá el proceso como le exige su cargo.

Tras la sesión de ayer, la moción previsiblemente será rechazada hoy con los votos de todos los partidos, excepto del PP. Maragall vio ayer así disiparse las dos amenazan inminentes que pendían sobre él por la crisis del Carmel.

15 días de crisis en el tripartito

23/2: Maragall acusa a CiU del derribo del Carmel y avisa que «pagarán justos por pecadores».

24/2: Cesan dos altos cargos técnicos. Maragall acusa a CiU de cobrar comisiones en la concesión de obras: «El problema de CiU es el 3%».

25/2: La Fiscalía abre diligencias para investigar las comisiones. El Parlamento crea una comisión de investigación.

1/3: El ex presidente Pujol acusa a Maragall de romper Cataluña. Un pequeño empresario asegura haber pagado comisiones a un pariente de un ex consejero de CiU, que se querella por injurias.

2/3: Maragall dice la crisis es un «suflé».

3/3: Maragall : «he podido decir alguna cosa que no debía».

4/3: Piqué (PP) presenta la moción de censura. Mas (CiU) se querella contra Maragall.

6/3: Maragall compara el acoso al tripartito con  «las mujeres maltratadas».