«No se puede descartar que ETA recurra a los kamikazes» 

¿Cómo se puede llegar a sacrificar la vida propia y la de otros por una idea? La respuesta la da Adolf Tobeña en Màrtirs mortífers. Un itinerari pel cervell dels suïcides atacants, obra premiada por la Universitat de València en 2004. El libro se presenta hoy. 
¿Cómo es un kamikaze?
Se puede conjeturar porque no tienen gran disposición a prestarse para los estudios sistemáticos. Son gente autoreclutada para el mayor despilfarro de la vida propia y las ajenas. Es presumible que reúnan atributos temperamentales singulares: dogmatismo, credulidad, mesianismo, arrojo, ambición y ausencia nuclear de compasión, hambre de gloria, orgullo en grado sumo y obediencia suprema.

¿Pueden reinsertarse?

Nada impide pensar que sí, aunque no sea fácil. Alguno detenido antes de realizar su acción se ha convertido en fuente de datos de su captor.

¿Podría haberlos aquí?

Lo veo improbable. Las señas de identidad que generan un mayor arrastre pasional entre los valencianos son el arroz en su justo punto y el nivel de juego en Mestalla y otros campos levantinos de primera. Y conviene que siga así. Hay detonadores potenciales más problemáticos en las fricciones entre subgrupos étnicos en interacción en Valencia. Ahí hay que vigilar. Mucho más que en las trifulcas por el idioma y los símbolos con los primos hermanos de Islas Baleares, Cataluña, Aragón y Occitania.

¿A qué subgrupos se refiere?

Eslavos, magrebíes, subsaharianos.... chinos y locales... en 2004 se llegó a las razzias incendiarias en Elche, ¿no?

¿Y por qué los etarras no matan muriendo?

Les ha ido muy bien hasta ahora sin recurrir a ese extremo.

¿Cree que podrían llegar a él?

Nunca hay que descartar nada, en esta vida.

BIO: Nació hace 54 años en Graus (Huesca). Es catedrático de psicología médica y psiquiatría en la Autónoma de Barcelona.

Comunidad Valenciana

Mostrar comentarios

Códigos Descuento