Elena Salgado
La ministra de Finanzas de España, Elena Salgado. OLIVIER HOSLET/ EFE

Los ministros de Finanzas de la zona euro han acordado en Bruselas por unanimidad conceder un programa de asistencia financiera a Portugal de hasta 78.000 millones de euros, sobre la base de un programa negociado entre la UE, el Fondo Monetario Internacional y las autoridades portuguesas.Según un comunicado hecho público por los ministros, "las autoridades portuguesas se comprometen a alentar a los inversores privados a mantener su exposición conjunta (a la deuda del país) sobre una base voluntaria", que era una de las condiciones exigidas por Finlandia, el país más reticente a la concesión de la ayuda.

El rescate de 78.000 millones de euros, que cubrirá las necesidades de financiación de Portugal durante tres años, será aportado a partes iguales por el FMI, el fondo de rescate de los países del euro (EFSF, según sus siglas en inglés) y el fondo garantizado por el presupuesto europeo (EFSM), a razón de 26.000 millones para cada uno. España contribuirá con unos 3.247 millones de euros, como le corresponde en función de su participación en el Banco Central Europeo, según fuentes españolas.

El rescate cubrirá las necesidades de financiación de Portugal durante tres años Los ministros de Finanzas de la zona euro aseguran que la decisión de otorgar ayuda a Portugal servirá para "garantizar la estabilidad financiera de la zona euro y de la Unión Europea en su conjunto". Asimismo, consideran que el "ambicioso" programa de ajustes y reformas acordado por los técnicos de la UE y el FMI con las principales fuerzas políticas portuguesas permitirá afrontar los restos "fiscales, financieros y estructurales" de la economía lusa y salvaguardar "a los grupos más vulnerables de la sociedad".

Este programa se basa en el saneamiento de las cuentas públicas hasta reducir el déficit al 3% del PIB en 2013, reformas estructurales para aumentar el potencial de crecimiento económico como el mercado de trabajo, y medidas para reforzar el sector financiero.

Los ajustes incluidos en el programa de rescate provocarán una recesión en Portugal del 2,2% del PIB este ejercicio y del 1,8%, según ha augurado la Comisión Europea. Y esta medida llega en un momento en el que se expanden por España las protestas que reclaman soluciones sociales a la crisis, con más de 50 manifestaciones en las principales ciudades del país bajo el lema 'Democraciarealya'.

Ayudas a Grecia

Por otra parte, la posibilidad de que Grecia necesite ayuda adicional de sus socios, más allá del rescate de 110.000 millones aprobado en 2010, es otro de los temas que se abordan durante la reunión de este lunes.

En ella estaba prevista la presencia del director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, detenido el domingo en Nueva York por una supuesta agresión sexual. Finalmente ha sido el número dos del FMI, John Lipsky, el que ha asistido a la reunión.

Las dudas sobre si Grecia estará en condiciones de volver a financiarse en los mercados en 2012, como está contemplado en su rescate, han dado alas a los rumores sobre lo inevitable de la reestructuración de su abultada deuda y fueron discutidos durante una reunión que pretendía ser secreta en Luxemburgo, el 6 de mayo pasado. Días después la canciller alemana, Angela Merkel, se reunía con el presidente de la Comisión Europea, Barroso, y del Consejo Europeo, Van Rompuy, para tratar de estabilizar la situación financiera de la eurozona.