Felipe González ve cerca el fin de ETA y Aznar compara a Zapatero con Castro y Chávez

  • Felipe González: "nunca se ha estado tan claramente ante el fin de la violencia de ETA".
  • José Mª Aznar: "Una cosa es equivocarse y otra hacer daño a un país".
  • Ambos expresidentes han apoyado a líderes regionales de sus partidos, González en Vizcaya y Aznar en Cuenca.
Felipe González, fotografiado en octubre de 2010; y José María Aznar, el 14 de enero de 2010 en un acto en León.
Felipe González, fotografiado en octubre de 2010; y José María Aznar, el 14 de enero de 2010 en un acto en León.
EFE

Este sábado han tenido lugar intervenciones ilustres en actos electorales, los dos expresidentes de gobierno, Felipe González y José María Aznar han vertido críticas contra sus adversarios. Las declaraciones de uno y otro han sido siempre en tono crítico con el contrario, aludiendo a temas como el terrorismo o la economía.

González, en Vizcaya

El expresidente del Gobierno, Felipe González ha asegurado que "nunca" se ha estado tan claramente "ante el final de la violencia de ETA", aunque ha reconocido que "es siempre un riesgo" realizar este tipo de afirmaciones. "Y nunca han sido más virulentas las actitudes de la derecha intentando descalificar al mejor gobierno que ha existido en la democracia en la lucha contra la violencia de ETA, que es el de Zapatero con Rubalcaba y el de Patxi López en Euskadi", ha proclamado.

González ha participado en un acto electoral de los socialistas vascos en Barakaldo (Vizcaya), en el que se ha recordado a los vecinos de Lorca afectados por el terremoto y en el que han tomado parte el lehendakari, Patxi López, y los candidatos del PSE-EE a diputado general de Vizcaya, José Antonio Pastor, y a la reelección como alcalde de Barakaldo, Tontxu Rodríguez.

El expresidente ha aventurado que si ETA decidiera entregar las armas "gente como Mayor Oreja se llevarían el disgusto de quedarse sin discurso" y ha censurado a los 'populares' por "hacer más publicidad a ETA que Bildu", lo que ha achacado a que "les aterra que se acabe la violencia en esta legislatura".

Además, ha afeado a los 'populares' sus críticas al Tribunal Constitucional tras la sentencia que permitió la participación electoral de Bildu y ha considerado que quien critica a los jueces "no tiene credibilidad para gobernar". González ha acusado al PP de plantear las elecciones del 22 de mayo como "un plebiscito" y les ha reprochado que digan que el PSOE carece de líder tras el anuncio de Zapatero de no presentarse a la reelección, cuando eso "en el PSOE tiene arreglo y pronto y en el PP están sin líder y no tiene arreglo".

También se ha referido a la crisis económica y ha considerado que conllevará "un cambio de modelo". "Hay que buscar nuevas fórmulas para aumentar la competitividad y la productividad mediante la investigación, innovación y esfuerzo y así crear un excedente de riqueza para tener Sanidad y Educación para todos" y para que el sistema sea "sostenible".

Incluso ha animado al lehendakari a hacer de Euskadi "el país de la innovación" y a crear "un premio que no sea caro para los diez mejores proyectos de ahorro energético". "Recibirás veinte mil", le ha dicho.

Patxi López no pactará

Por su parte, el lehendakari ha criticado el "llamamiento a la acumulación de fuerzas nacionalistas" por parte del PNV "con la excusa de evitar el frente PP-PSE", cuando "este frente ni existe, ni existirá". "Hemos desechado la política de frentes", ha asegurado. López ha recalcado que el PSE va a las elecciones "a ganar, no a pactar con el PP o con otro" y que, si fuera necesario, se firmarán "pactos diferentes, entre diferentes partidos".

También ha criticado al PP porque "usa la crisis como la excusa perfecta para privatizar servicios y recortar derechos sociales" y ha censurado que el PP y su presidente Mariano Rajoy "siguen sin aportar una sola idea y prefiriendo que todo vaya mal porque piensan que así a ellos les va bien y podrán ganar las elecciones"

Aznar, en Cuenca

Por su parte el expresidente del Gobierno José María Aznar ha comparado este sábado a su sucesor, José Luis Rodríguez Zapatero, con Fidel Castro y Hugo Chávez por tachar de bellacos a "la inmensa mayoría de los españoles" y le ha responsabilizado de "haberse fundido" el país más próspero y rico de la historia de España. Aznar ha participado en Cuenca ante un millar de personas en el segundo acto de campaña electoral en Castilla-La Mancha en apoyo de la candidata del PP a la Junta, María Dolores de Cospedal, a quien ha presentado como una de las realidades más brillantes y uno de los futuros más importantes de la política española.

El expresidente del Gobierno ha criticado a Zapatero por llamar bellacos a quienes piensan que ha recortado derechos sociales y, tras afirmar que su discurso es propio "de Chávez y Castro, por lo menos", ha opinado que "insultar a los españoles" y "negar la evidencia" es la demostración de que "prolongar esta agonía no tiene ningún sentido para los intereses generales de España".

"Tenemos todas las señales de alerta encendidas", ha avisado Aznar, quien ha añadido que España ha pasado "de ser un modelo a ser un problema" y tiene dos problemas fundamentales: "una economía que no crece y una cifra de desempleo trágico".

Aznar ha alertado de que España tiene una generación que se puede perder, "si es que no está perdida", y el Gobierno "todavía no se ha dado cuenta de que tiene que hacer reformas económicas serias". "¿Qué más tiene que pasar, cuánto más quieren, cuántos más necesitan, cuántos más quieren perjudicar, cuánto más quieren dañar y cuántas oportunidades más tienen que negar a más millones de españoles para darse cuenta del daño que han hecho a España y de que hay que terminar con esta situación?", ha preguntado el expresidente del Gobierno.

En clave electoral, ha subrayado que el PP es un partido ganador y ha proclamado: "No quiero una victoria por la mínima, no quiero una victoria raquítica, quiero una victoria por una gran mayoría".

Ha afirmado que su partido tiene que poner en marcha una gran tarea de recuperación nacional, empezando por "la política con mayúscula", por recuperar la confianza, para lo que el PP necesita "un claro mandato" de los españoles. Entre sus objetivos, Aznar ha apostado por "construir y no dividir", por "recuperar espíritu de concordia de la transición", por "la unión y no a la división", y ha recalcado: "España no saldrá adelante por partes, saldrá toda o no saldrá".

"Una cosa es equivocarse en política y otra cosa es hacer daño al país", ha agregado el dirigente del PP, quien ha incidido en la "mezcla de incompetencia e ignorancia supina" de su sucesor, al que ha vuelto a referirse como "líder interplanetario".

Apoyo a Cospedal

En clave regional, ha pedido a los ciudadanos que den la confianza a María Dolores de Cospedal, porque así "no se equivocarán".

"La conozco bien", ha dicho Aznar, para quien Cospedal es una de las realidades "más brillantes de la política española, uno de los futuros más importantes de la política española" y, además, "la única persona" que ha conseguido que él visite dos veces una comunidad autónoma en la campaña electoral.

Cospedal, por su parte, ha aludido a los informes de los organismos internacionales que cuestionan el crecimiento de la economía española y ha proclamado: "Juntos podemos conseguir con cambio de gobierno en Castilla-La Mancha y en España empezar a crecer quitando de en medio a quien se tiene que ir a su casa ya".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento