El candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta, José María Barreda, ha defendido este sábado en Argamasilla de Alba (Ciudad Real) la necesidad de "seguir aumentando la superficie de regadío" mientras se hace un uso sostenible del agua, y ha recordado que su Gobierno está haciendo "un esfuerzo muy importante" en relación al Plan Especial del Alto Guadiana (PEAG) y consiguiendo que no haya pérdida de renta para los agricultores.

En la Cueva de Medrano, junto al candidato local del PSOE, Pedro Ángel Jiménez, Barreda ha señalado, en referencia al agua, que "no se puede matar la gallina de los huevos de oro" sino "mantenerla y conservar su producción durante toda la vida". Por ello, ha aclarado, lo que está haciendo su Ejecutivo es "garantizar el regadío de hoy y de mañana, y de pasado mañana". Una filosofía y compromiso con los que "vamos a seguir trabajando", ha dicho.

A su juicio, "la defensa del agua no es una cuestión ideológica, es una cuestión territorial", ha manifestado el dirigente socialista, que ha puesto como ejemplo de este argumento el apoyo del PSOE al Gobierno de Murcia en la reivindicación de sus intereses hídricos, la que hace el PP apoyando al Gobierno en Aragón con su Estatuto o los casos similares que ocurren en Andalucía, en Valencia y "en todas partes, menos aquí". Aquí, ha agregado Barreda en referencia a la candidata del PP, María Dolores de Cospedal, "tenemos dentro el Caballo de Troya".

"Una —ha indicado— que nos ha fallado" cuando se trataba de defender el agua, un "bien escaso", ha dicho, y un recurso "absolutamente fundamental para la vida" que hay que "defender entre todos y, sin embargo, Cospedal nos falló".

"A veces me pregunto por qué tiene ese comportamiento quien dice defender los intereses de esta tierra e incluso aspira a gobernarla. Ella sistemáticamente posterga nuestros intereses y se pliega a favor de otros que no son ajenos, porque tiene una gran servidumbre", ha argumentado.

Generar confianza

"Ella no se debe solo ni exclusivamente a los intereses de Castilla-La Mancha", ha recalcado Barreda, que ha criticado la postura de Cospedal en relación a la tubería de La Mancha, una obra hidráulica "de muchos millones de euros que va a garantizar el abastecimiento de agua potable a 600.000 habitantes de todos los pueblos de la llanura manchega", permitiendo "un sistema de abastecimiento de agua potable, y no otro trasvase como dice Cospedal", además de diversificar el abastecimiento, y disponiendo de un recurso como este para que "nunca" haya sequía en los pueblos de la región.

Barreda ha aprovechado su visita a esta localidad, donde todos los presentes han disfrutado de un desayuno, para destacar que "una de las primeras cosas" que todos tienen que hacer, pero "sobre todo los de la cosa pública", es "hablar bien" de la región y su gente, porque —se ha preguntado— "¿quién va a confiar en nosotros si en vez de transmitir mensajes de confianza hacia el futuro estamos permanentemente con un discurso pesimista, con un discurso negativo?".

"Así no se genera confianza, la confianza es un intangible fundamental para todo" y "cuenta mucho en el transcurso de los acontecimientos transmitir seguridad y confianza", algo que él sí ha conseguido, ha añadido José María Barreda, como se evidencia en el hecho de que toda la sociedad —toda menos el PP— haya conseguido ponerse de acuerdo en Castilla-La Mancha para defender los propios intereses.