La Policía Nacional ha detenido a cinco personas, dos de ellas menores de edad, que forman parte de un "clan familiar" dedicado a robar en centros comerciales, bien utilizando recipientes preparados para eludir los controles de seguridad, o quitando las alarmas de los propios productos o prendas para sacarlos del establecimiento.

Según han informado fuentes policiales, los hechos se remontan al pasado 7 de abril, fecha de apertura de un centro comercial en la zona del Alisal. Sobre las 17.00 horas, la policía detuvo a una mujer de 43 años, S.G.E., como presunta autora del hurto de un ordenador portátil en la madrugada de ese mismo día.

La detenida fue reconocida por el vigilante de seguridad del centro comercial cuando volvió de nuevo al establecimiento, ya por la tarde, en compañía de otras cuatro mujeres y un varón. Por este motivo fue puesta en su día a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Santander.

Las investigaciones policiales y las aportaciones del vigilante de seguridad, permitieron identificar plenamente al resto de los integrantes de este grupo organizado, al que se le imputan sustracciones en el centro comercial por un importe total de 7.500 euros y que llevaron a cabo la tarde del día de la apertura, sólo en dos horas.

Los artículos sustraídos son en su mayoría teléfonos móviles, ordenadores portátiles y video consolas.

Finalmente, el pasado día 10 se detuvo a tres mujeres, E.L.G. y E.B.G., ambas de 25 años, y nuevamente a S.G.E., así como a dos menores de edad, un varón y una mujer.

Continúan las gestiones para la localización y detención de otra componente del grupo que consiguió eludir la acción policial.

Las tres detenidas, S.G.E., E.L.G. y E.B.G., con antecedentes por cometer delitos similares en varios puntos de España, fueron puestas a disposición judicial; mientras que los menores fueron puestos en libertad, entregados a sus tutores respectivos, con conocimiento del Fiscal de Menores.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.