Ni el Ayuntamiento de Sopelana, en cuya playa está convocada por Internet una megaorgía para mañana, ni la Diputación vizcaína, encargada de la limpieza de los arenales, ni la Dirección de Costas, competente en los litorales, impedirán que se celebre la fiesta sexual.

Todo lo contrario que en el caso de la megalitrada del Parque Etxebarria, que ayer quedó completamente blindado por 700 vallas de dos metros de altura.

El Consistorio de Sopelana, que no tiene «constancia oficial» de la bacanal, asegura en un comunicado que tratará de evitar los perjuicios a los vecinos de la playa como al entorno medioambiental. Sin embargo, puntualiza que su competencia se limita a «los espacios cercanos al arenal».

En la playa, además, no habrá un despliegue policial como el que se formará en el Parque Etxebarria. La seguridad y el orden público corresponden a la Ertzaintza, aunque la policía vasca no ha desvelado si hará frente ni al macrobotellón, ni a la megaorgía de Sopelana.

La Policía Local de Bilbao sí llevará a cabo un dispositivo especial. El Ayuntamiento dispondrá de un centenar de agentes para evitar el acceso a Etxebarria. A los 35 agentes que custodian las zonas de botellón podrán unirse los 70 agentes que hay en el turno de tarde.

Ayer, el Ararteko, Iñigo Lamarca, se mostró a favor de conciliar el derecho a la libertad de los jóvenes y el descanso de los vecinos.

Los universitarios tendrán su fiesta 

Es una macrofiesta organizada en un recinto privado y no tendrá impedimentos para su celebración. Diversas facultades de la UPV y Deusto llevarán a cabo su macrofiesta  el viernes, a partir de las 17.00 h, en el pabellón 5 de la antigua Feria de Muestras. Pero en el exterior, como es habitual, centenares de jóvenes harán su particular litrada antes de acceder al recinto. Ahí no habrá ningún tipo de valla.