La Casa de las Ciencias añade a su colección exterior 'Anamorfosis', una escultura que se pregunta sobre el ser humano

La Casa de las Ciencias de Logroño ha añadido a su colección de elementos exteriores 'Anamorfosis', una escultura que se pregunta, a través de un juego óptico en el que invita a entrar a los espectadores, sobre el ser humano.
La Escultura, Ante La Casa De Las Ciencias
La Escultura, Ante La Casa De Las Ciencias
EUROPA PRESS

La Casa de las Ciencias de Logroño ha añadido a su colección de elementos exteriores 'Anamorfosis', una escultura que se pregunta, a través de un juego óptico en el que invita a entrar a los espectadores, sobre el ser humano.

El concejal de Cultura, Carlos Navajas, junto con la directora de la Casa, Dolores Fernández, y el autor de la obra, Antonio Lombillo, ha presentado este jueves la estatua, colocada hace unos días en la zona de la calle del Ebro.

Se trata de un cono invertido en acero inoxidable, de 2,5 metros de alto, rodeado de letras desordenadas que, al reflejarse en la estatua, se pueden leer de forma ordenada, formando la frase de Albert Einstein "Lo importante es no dejar de hacerse preguntas".

Según ha dicho Navajas, "cuando se hizo la obra del nuevo almacén, en la parte superior se creó un espacio que requería un elemento singular", que serviría, además, "para complementar a los ya existentes, como los juegos de física o la estación meteorológica".

En este sentido, Dolores Fernández ha incidido en que "se buscaba enriquecer la colección de la Casa de las Ciencias, que no tiene piezas permanentes en su interior, donde van rotando las exposiciones, y sí lo son las que están fuera de sus instalaciones, a nivel del río; ésta, en un plano superior, continúa la colección".

Contando con un presupuesto de 30.000 euros, se realizó un concurso al que se presentaron 4 empresas, y que ganó 'Iniciativas y Exposiciones'. Ha detallado que la escultura, que ocupa una superficie de unos 7,5 metros cuadrados, "es un tronco de cono invertido con una frase escrita en el suelo de forma inversa, y que se puede leer al reflejarse en el cono".

"Es un elemento bonito, que invita al espectador a hacerse preguntas y respuestas sobre el ser humano y su forma de pensar. Queremos que sean un punto singular de la ciudad, donde venir a hacerse fotos. Además -ha añadido en tono jocoso- es una obra también divertida porque la imagen que nos devuelve está adelgazada y todas salimos estupendas".

La escultura cuenta con en su parte superior con el anagrama de la Casa de las Ciencias perforado, de tal forma que, por la noche, se ilumina "y también resulta ser un hito señalizador de la propia Casa". Ha destacado el interés "de los vecinos y de los ciudadanos que pasan por la estatua, preguntan qué es".

Por último, Antonio Lombillo ha relatado que "desde que supimos lo del concurso, nos planteamos realizar un juego óptico y unirlo a una reflexión científica", lo que ha dado como resultado 'Anamorfosis', "con una base que parece sencilla, pero que es complicada de conseguir" y que se irá modificando con el tiempo "porque poco a poco, se irá oxidando y tomando otro color".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento