Lluís Corominas, en el banquillo de los acusados.
Lluís Corominas, en el banquillo de los acusados de la Audiencia de Barcelona. Andreu Dalmau / EFE

El yerno de la conocida familia de joyeros Tous, Lluís Corominas, acusado de matar a uno de los ladrones que asaltó el domicilio familiar en diciembre de 2006, ha relatado que el día del asalto se acercó al coche sospechoso, mantuvo una conversación con los dos individuos, sin entender lo que decían, y al ver un movimiento brusco disparó desde su coche. Además, ha asegurado que actuó en todo momento "como familiar", porque nunca ha sido jefe de seguridad de los joyeros.

Vi un movimiento brusco y me vi muerto. El instinto me hizo disparar dos veces, sin mirar"Vi un movimiento brusco y me vi muerto. El instinto me hizo disparar dos veces, sin mirar", ha explicado Corominas en el juicio este jueves, aunque en instrucción dijo que había visto que el asaltante tenía una arma, y ahora ha dicho que vio algo. Corominas ha proseguido su relato y ha explicado que después bajó del coche y encañonó al copiloto para esperar a la policía y vio que el conductor estaba herido y sangraba por la nariz.

"Me había cambiado la vida. Por la mañana desperté siendo un feliz padre de familia y por la noche estaba esposado y detenido", ha lamentado Corominas, en un momento en que se mostrado afectado. En su declaración, el yerno de los Tous ha justificado su actuación alegando que sólo  quería "dar miedo" a los asaltantes de la casa para que se fueran lo antes posible y que por eso se paseó por delante de las luces de la propiedad, para que le vieran.

A preguntas de la fiscal, ha destacado que no entró dentro de la casa porque estaba esperando a los Mossos, que hacía un rato que habían sido avisados. Ha explicado que estaba en casa con sus dos hijas pequeñas de 8 y 4 años, cuando el vigilante le llamó muy nervioso diciéndole que los mismos hombres del día 6 habían vuelto, iban armados, y que ya había avisado a la policía catalana.

Desperté siendo un feliz padre de familia y por la noche estaba esposado y detenidoLe pidió que fuera, pero como no podía dejar a sus hijas solas, Corominas primero llamó a un inspector, que no contestó, después a los abuelos Tous para que no fueran a casa y a su cuñada para que se quedase con las niñas. "Le dije que iba a ir porque los mossos iban a llegar", ha asegurado Corominas, que ha explicado que recibió una segunda llamada del vigilante diciéndole que los mossos no venían y que los asaltantes estaban manipulando las cámaras y que sufría porque no sabía si mi cuñado y su hijo estaban en la casa.

"Saqué la arma de la caja y me fui para allá. Cuando llegaba recibí una tercera llamada en la que Julio (el vigilante) me dijo que estaban en la rampa, justo donde yo había aparcado, que iban armados, y que acababa de llegar un coche negro (el suyo, aunque el vigilante no lo sabía) mientras la policía no había llegado.

Pese a que ante el juez de instrucción explicó que pensó que en el coche había una pareja discutiendo y que se acercó para advertirles de que había gente armada, en la Audiencia ha asegurado que reconoció el coche gravado tres días antes por las cámaras pero que pensó que no había nadie, ya que de lo contrario no habría ido, vio que había dos personas en el interior, gritó '¡Alto!' cogió la pistola del asiento del copiloto y realizó dos disparos.

También ha reconocido que una de las balas de dicha pistola era de punta hueca (que él sabía que era munición prohibida), y que se la entregó un amigo mosso, "con toda la buena fe", recomendándole que la colocara la última del cargador de su Glock, por si algún día tuviera que vaciarlo, que fuera "o todo o nada".

Encuesta

¿Es justo matar a alguien en legítima defensa?

Sí. Si creo que mi vida o mis bienes están en peligro.
47,59 % (2024 votos)
Solo si es claramente evidente que corre peligro mi vida.
48,18 % (2049 votos)
No. Nunca hay que matar ni nadie debe tomarse la justicia por su mano.
4,23 % (180 votos)

Consulta aquí más noticias de Barcelona.