Clesa suma un pasivo de 1.000 millones de euros

Nueva Rumasa precisa que el pasivo directo es de 293 millones, mientras que otros 766 millones son "riesgos indirectos"
Clesa
Clesa
EUROPA PRESS

El pasivo de Clesa, empresa láctea propiedad de la familia Ruiz-Mateos que ha solicitado concurso voluntario de acreedores, ronda los 1.000 millones de euros, informaron a Europa Press en fuentes jurídicas.

Este importe convertirá a este concurso en el mayor tramitado hasta el momento en el sector alimentario. Además de Clesa, la familia Ruiz-Mateos ha solicitado la suspensión de pagos de otras catorce sociedades de su propiedad, prácticamente todas del sector de la alimentación y bebidas.

A este respecto, fuentes de Nueva Rumasa matizaron que el pasivo directo de Clesa se sitúa en 293,5 millones de euros, en tanto que otros 766,58 millones corresponden a "riesgos indirectos de otras sociedades".

Según indicó a Europa Press el grupo fundado por el empresario José María Ruiz-Mateos, esta partida de riesgos indirectos son garantías con bienes de Clesa a terceros y "no se imputa como deuda directa" de la empresa láctea.

Las fuentes jurídicas consultadas apuntaron que se espera que el pronunciamiento del Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid acerca de la declaración del concurso de esta firma sea inminente, después de que el magistrado solicitara recientemente a Nueva Rumasa que subsanara la falta de documentación.

La familia Ruiz-Mateos presentó la suspensión de pagos de Clesa el pasado mes de marzo, pero lo hizo en los Juzgados de lo Mercantil de Pontevedra, una circunstancia que ha retrasado el procedimiento, ya que éstos declararon su falta de competencia territorial y remitieron el expediente a Madrid.

Las fábricas de Clesa, según los sindicatos, se encuentran prácticamente sin actividad y a los trabajadores se les adeudan varias mensualidades.

Actualmente, tiene en marcha un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal que afecta a unos 630 trabajadores, incluidos los de Helados Royne (marca comercial de Clesa).

Quince empresas en suspensión de pagos.

Hasta el momento, el holding ha instado concursos para quince empresas, de los que once han sido ya admitidos a trámite, concretamente Grupo Dhul, Carcesa, Quesería Menorquina, Hibramer, Cacaolat, cuatro bodegas y una distribuidora de bebidas de Cádiz, y Chocolates Elgorriaga. Están pendientes de admisión además de Clesa, Helados Dhul, Trapa y la sociedad patrimonial Clecao.

El pasivo de las bodegas y la distribuidora de Cádiz es superior a los 231 millones de euros y el de Carcesa, de más de 100 millones, según lo declarado por la empresa.

Por su parte, el pasivo del Grupo Dhul podría superar los 150 millones; el de Queserías Menorquinas, los 30 millones; y el de Cacaolat, unos 25 millones.

Nueva Rumasa no descarta además solicitar la suspensión de pagos de algunas sociedades de su división hotelera Hotasa, todas en situación preconcursal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento