Sarkozy recibe a los fallecidos en Marrakech
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, pasando revista a los féretros de los ocho franceses fallecidos en el atentado de Marrakech, en el aeropuerto de Orly (París). REUTERS

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, encabezó este martes la ceremonia de llegada de los féretros de los ocho galos fallecidos en el atentado de Marrakech del pasado jueves y aseguró que los autores "no tendrán impunidad".

"Francia no dejará este crimen impune", afirmó el jefe del Estado en el aeropuerto de Orly, al que llegaron los cuerpos de los franceses que murieron, junto a otras ocho personas, en la explosión de un turístico café de la ciudad marroquí.

"Pasará el tiempo que sea necesario, meses, quizá años, pero lo pagarán" como lo ha pagado Bin LadenAcompañado de su esposa, el presidente pasó revista a los féretros, cubiertos con banderas francesas, que habían llegado en un avión fletado por París para su repatriación.

Posteriormente dio un discurso en el que prometió "castigo" a los autores del atentado.

"Pasará el tiempo que sea necesario, meses, quizá años, pero lo pagarán" como lo ha pagado el líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, señaló Sarkozy que prometió reforzar la lucha contra el terrorismo.

El presidente indicó que la única forma de luchar contra el terrorismo es "no ceder nunca, no dejarse nunca intimidar, no renunciar jamás a perseguir a los responsables, con determinación, metódicamente".

"Los terroristas perderán, ya han perdido. Los terroristas no nos aterrorizarán", aseguró.

Sarkozy envió también un mensaje de apoyo al rey de Marruecos, Mohamed VI, "que ha comprendido la aspiración a la libertad" de su pueblo y que "ha decidido responder a ella".

El presidente también tuvo palabras de aliento para los familiares de los fallecidos, entre los que hay una niña de diez años.

Tras el discurso, Sarkozy se reunió en la intimidad con ellos al margen de los medios de comunicación.