Caja negra de Air France
Imagen cedidapor la Oficina de Investigación y Análisis BEA que muestra el descubrimiento de una de las cajas negras del vuelo Río de Janeiro-París que se estrelló en junio de 2009 con 228 personas a bordo. EFE / BEA

Una de las cajas negras del vuelo Río de Janeiro-París que se estrelló en junio de 2009 con 228 personas a bordo ha sido encontrada este domingo en aguas del Atlántico, informaron los investigadores.

Lo único que se sabía hasta ahora es que el vuelo AF447 sufrió un fallo en las sondas causado por el hielo La caja negra, que registra los parámetros del avión, fue encontrada por el submarino robotizado Remora 6.000 a las 18.40 hora peninsular española y ya ha sido remolcada al navío francés 'Ile de Sein'.

El aparato encontrado es el encargado de registrar los parámetros de vuelo del avión y contiene información clave para determinar los motivos que causaron el accidente aéreo, hasta ahora desconocidos, precisó una portavoz de la Oficina de Investigación y Análisis (BEA).

Agregó que esta información debe ser completada con la de la otra caja negra, que graba los sonidos y conversaciones que se producen en la cabina del aparato. "Sin los datos de esta caja negra (encontrada), los de la otra tienen muy poco valor", aseguró la portavoz.

Aunque por el momento se desconoce el estado en que se encuentra esta caja negra tras haber pasado casi dos años en las profundidades del océano sometida a fuertes presiones, "a partir de las fotos tomadas por el submarino robotizado, parece que éste es bueno, pero no sabremos más hasta poder tener acceso" a ella, señaló la fuente.

Descubrimiento 5 años después

El hallazgo de la caja negra se produjo en la zona en la que el 4 de abril pasado se encontraron los restos del Airbus A330 siniestrado, tras cinco campañas de búsqueda de los mismos.

En aquel momento, los investigadores se mostraron confiados en poder hallar las cajas negras y extraer los datos necesarios para saber qué provocó el accidente, en el que no hubo supervivientes.

Junto con los restos del avión, se detectaron algunos de los cuerpos de los ocupantes del aparato, que también se van a intentar recuperar.

Un fallo en las sondas

A falta de las informaciones procedentes de las cajas negras, lo único que los investigadores han podido determinar es que el vuelo AF447 sufrió un fallo en las sondas que indican la velocidad del avión, provocado por el hielo.

Sin embargo, la BEA advirtió de que esas conclusiones no podían explicar por sí solas el accidente y apeló a la prudencia sobre las mismas.

Pese a todo, la aerolínea Air France procedió a cambiar todas las sondas de su flota por otras más modernas y resistentes a las bajas temperaturas.

Las autoridades francesas han lanzado hasta cinco campañas de búsqueda durante estos dos años y se han logrado recuperar algunos cuerpos y restos del aparato, pero hasta ahora no se había conseguido localizar la caja negra, determinante para averiguar las causas del siniestro.